Redescubriendo a Arana

busto-sabino-arana-oteiza“Euskotarren aberria Euskadi da”

Sabino Arana Goiri

Es evidente que la sociedad vasca, y todas las sociedades en general, han cambiado sustancialmente su composición desde finales del siglo XIX fecha del surgimiento del nacionalismo vasco hasta nuestros días. La extensión de la educación, los movimientos migratorios, la irrupción de las nuevas tecnologías de la información y el conocimiento han creado un mestizaje cultural y humano en una sociedad moderna como la nuestra que tiene como consecuencia un pluralismo identitario que no existía hace cien años y que como es lógico tiene una muy importante influencia en los planteamientos que a día de hoy pueda hacer el nacionalismo vasco.

Hoy en día, al contrario que en la Edad Media o incluso cuando nace el nacionalismo vasco, no existe una sociedad étnica que podamos llamar vasca, somos todos MESTIZOS en lo étnico, lo cultural, lo lingüístico y lo que da unidad a ese conglomerado es la organización política y la tradición jurídica.

Esa multiculturalidad y el pluralismo identitario de la sociedad vasca hoy, hace que nos tengamos que replantear unas cuantas cosas a la hora de hacer política desde el nacionalismo y uno de ellos es el concepto desde el que queremos construir el estado hogar de los vascos. Actualmente, con mayor o menor fortuna, hay planteadas tres vías para hacerlo: Continúa leyendo Redescubriendo a Arana

¿Camina UPN hacia la escisión?

Escisión UPNEl sábado por la noche se conocieron los resultados de la votación del Consejo Político de UPN en la elección del candidato designado para tapar el hueco dejado por la repentina espantada de Yolanda Barcina y estos se apartaron poco del guión previsto por la todavía, y cada día menos todavía, presidenta del Gobierno de Navarra y dueña y señora de las estructuras del partido desde el fiasco del sector quesero en el último Congreso de UPN; un nuevo sopapo al ex presidente Sanz y a su candidato de circunstancias, los vaivenes de Alberto Catalán y su medrosidad han sido las que han clavado el último clavo de su ataúd político.

Pero el resultado, aunque más claro que en el último Cónclave regionalista, sigue sin garantizar la cohesión de UPN; un 60 a 40, en un órgano hecho a imagen y semejanza de la lideresa, no es precisamente el adecuado para frotarse las manos ni brindar por la victoria y, menos todavía, cuando al día siguiente se celebra la fiesta del partido, preparada a mayor gloria del triunfador, y la noticia fueron más las ausencias que el habitual coro de aplaudidores de la cosa.

Así las cosas, la pregunta es ¿Existe un riesgo real de escisión en UPN?

Continúa leyendo ¿Camina UPN hacia la escisión?