Ruta nº 05 : Por la Sierra de Alaitz(Etxagüe)

IGLESIA ETXAGÜE

MIS ITINERARIOS – NUMERO 05 – POR LA SIERRA DE ALAITZ (Etxagüe).

DATOS TECNICOS:

Datos Técnicos Ruta 05

GRÁFICO PENDIENTES:

Gráfico Pendientes Ruta nº 05

TEXTO EXPLICATIVO:

La Valdorba es una zona de la Navarra Media que tiene una infinidad de posibilidades para la realización de diversas rutas tanto a pie como en bicicleta. Su belleza, tanto artística (Románico) como naturalística, unido a que está a “un tiro de piedra” de Tafalla (Donde resido), hacen que muchos domingos “mañaneros” enfoque mis recorridos hacia esta zona. Por otra parte soy partidario de “abrir nuevas rutas” y no me centro en los recorridos “oficiales”. Me gusta la aventura, experimentar recorridos sin ninguna señalización, pero siempre dentro de unos cánones aproximados a unos mínimos de seguridad; y para ello, y desde hace un tiempo me apoyo en las nuevas tecnologías para la realización de mis recorridos. Normalmente los sábados por la tarde me siento delante del ordenador y en Google Earth me marco una ruta a seguir, y que se amolde a mis características (No más de 15-17 km., con unas pendientes más o menos llevaderas, a ser posibles por caminos, evitando carreteras, etc….). Este programa te indica todos estos datos con una fiabilidad casi al cien por cien. Una vez que me he trazado la ruta, me la paso a mi “juguete” (Un móvil Samsung Galaxy S2), y con otro programa llamado OruxMaps veo la ruta en la pantalla y no tengo más que seguirla, con lo que las opciones de perderme o desviarme de la ruta son casi nulas, tal y como me ha pasado en más de una ocasión que, debido a las precarias condiciones de información, me he perdido o me he desviado de la ruta prevista. En cuanto al tema de seguridad que he comentado antes, tengo una aplicación en mi móvil, llamada LocMyWay (www.locmyway.com), por cierto creada y editada por mi hija Beatriz, con dos compañeros más, estudiantes de 5º de Ingeniería Informática y premiados por el CEIN, con la cual estoy localizado, en todo momento, y caso de tardanza en el regreso, siempre puedo ser localizado desde cualquier ordenador.

BALSA CON LAVADERO

Pues bien, en base a lo explicado en el párrafo anterior me he creado esta ruta que he realizado sin ningún tipo de problemas.

Me presento en Etxagüe a las 09:00 horas del pasado domingo 18 de marzo de 2012, y comienzo el recorrido en dirección Este, dejando la Iglesia a la izquierda y saliendo del pueblo pasando por un lavadero, a la derecha, recien rehabilitado y en descenso.

He de hacer constar que en este recorrido, me he creado una línea imaginaria, colocada en la pista de los molinos que va por la parte superior de la Sierra, para separar lo que es la fase de ascenso, colocada a la derecha de esta línea, y la fase de descenso, colocada a la izquierda de la misma.

INICIO RUTA (A la derecha el lavadero)

A los 150 m. del lavadero, en sentido Este, y en un hondonada, nos encontramos con una nave de ovejas, que es el único signo de relativa modernidad del recorrido.

Seguimos en descenso, y a unos 400 m. de la nave nos encontramos con una sorpresa en estos tiempos de sequía: ¡Una charca con agua!. Es una zona agradable, en la que podremos ver la propia charca, un aska para que las ovejas beban, y un lavadero también rehabilitado; aunque es una zona agradable, se ve que no está cuidada ya que su utilidad es ganadera . En esta zona se acaba el descenso, y a partir de aquí comenzamos a ascender por un camino amplio y cuya ascensión no se hace dura. El camino va enfilado entre dos vertientes diferenciadas, la de la izquierda es la vertiente Este de la Sierra de Alaitz y la de la derecha es la zona llamada Erreguburua. Con tranquilidad, y disfrutando del paisaje, vamos ascendiendo poco a poco, y a los 1.600 m. de la charca, llegamos a una bifurcación de caminos, nosotros deberemos seguir el de la izquierda, ya que el de la derecha nos lleva a una Ruta, que ya hice hace tiempo, y que nos acerca al Roble Milenario de Echagüe.

A los 25 m. de la bifurcación del camino nos encontramos con un obstáculo, me figuro que autorizado, porque corta el camino de ascenso, y no es detectable por el Google Earth, y que no es otra cosa que un vallado / corral para el ganado, ya que en él podemos apreciar un pequeño tractor para transportar pacas de paja, diversos vallados metálicos para el aparte o marcado de ganado y un almacen de paja tapado con una lona de color azul. En estos momentos nos encontramos en el paraje de Carasol de la Borda de las Vacas.

VISTA PANORÁMICA DE PARTE DE LA VALDORBA

Atravesamos los obstáculos del camino especificados, y ya hemos alcanzado una altura de 873 m., es decir 127 m. más con respecto al punto de altitud en la salida de Etxagüe, con lo que, y teniendo en cuenta que llevamos recorridos 2,300 km., llevamos un porcentaje de pendiente del 5,52%. En este punto, y si se nos ocurre mirar hacia atrás, y con unos prismáticos, podemos apreciar gran parte de la Valdorba, y donde podemos ver Garinoain, Barasoain, Pueyo,…. las vistas son excelentes, y si hay suerte (Yo no la tuve) que salga un día despejado y sin brumas. Una vez disfrutada la panorámica seguimos ascendiendo por un sendero fácil, llegamos a un pequeño llano y verde, y nos volvemos a topar con otros dos obstáculos (Aunque uno de ellos no está en uso). El primer obstáculo es el clásico paso para ganado compuesto de postes verticales de madera y cuajado de malla con un alambre de espino en su coronación que se atraviesa por medio de un paso alternativo con dos peldaños, situado a la izquierda, y que se utiliza para no abrir y cerrar el vallado cuando va a pasar una persona. El segundo obstáculo es una curiosa barrera metálica, con su contrapeso, tipo a las empleadas antoguamente en los pasos a nivel del ferrocarril. ????. Si bien la primera barrera la entiendo como un impedimento para el ganado, la segunda creo comprenderla como un impedimento para el paso de vehículos, ya que el ganado la puede pasar sin ningún problema. De todas formas esta segunda barrera estaba levantada, y no se me ocurrió ni tocarla para ver si estaba operativa. ¡NO A LAS PUERTAS AL CAMPO! jejeje.

Ya estamos llegando a la cumbre de este recorrido, es decir a la pista de los molinos de la Sierra de Alaitz; y este último tramo, antes de llegar a las rampas de acercamiento a la pista, se hace por una senda agradable flanqueada por vegetación típica de la zona. Llegamos a la pista después de haber recorrido 3,600 km y haber ascendido a 980 m. de altitud.

SENDA DE ASCENSO

Una vez en la pista, enfilamos dirección Oeste. Ya hemos enfilado la bajada, y durante 450 m. vamos por la pista, hasta llegar a un cortafuegos, a la derecha de la pista, donde, en esta ocasión me tope con dos caballos que estaban a sus anchas, con el único impedimento o molestia del ruído de las aspas de los molinos; durante 650 m. vas por el citado cortafuegos, atravesamos, de nuevo, la pista, y nos enfilamos hacia una bajada en la que nos encontramos con un menhir de piedra (No es antiguo) y un pinar a la derecha. Durante 850 m. bajamos hasta llegar, de nuevo, a la pista, justo a la caseta de control de los molinos. Durante 220 m bajamos, de nuevo, por la pista, y cuando llegemos al primer molino, a la derecha, cogemos su pista, y en este lugar hay que tener un poco de cuidado, ya que debemos superar un vallado de alambre de espino. No hay problema porque, si tenemos un poco paciencia, y buscamos bien, encontraremos una puerta en el citado vallado. La atravesamos y llegamos a monte virgen (No hay caminos), durante 100 m., aproximadamente, atravesamos monte hasta llegar a un camino que enfila, por la parte derecha de la pista de los molinos, el descenso definitivo hasta Etxagüe. Durante 2,200 m. vamos descendiendo por una ladera virgen en la que el propio ganado a creado el camino de bajada, ya que al final de la misma, y en la ladera de atrás de la [Enlace roto.], hay una zona preparada para las vacas. El último molino que hay bajando es la referencia para que, después de un pequeño giro a la izquierda y un pequeño ascenso, accedamos a un camino de grava y zahorra; 400 m. de camino nos hacen llegar a la carretera de bajada, la cual, y después de 150 m., nos emboca al camino de entrada al pueblo. 350 m. de bajada nos hace alcanzar la primera casa de Etxagüe.

VACAS BAJO LA PEÑA DE UNZUE (Parte Trasera)

Han pasado Dos horas y Quince Minutos desde que comencé el ascenso por la cara Este de la Sierra. Un rato sentado en un banco en el frontón, un par de tragos de agua y después de 10 minutos de descanso, con una llamada a casa para comunicar que ya he hecho la ruta, son el preludio de un recorrido para visitar el coqueto y remozado pueblo de Etxagüe.

Todos los detalles, así como más fotos, los puedes obtener pinchando este enlace, también os podéis descargar el recorrido para que podáis metéroslo en el GPS o en el móvil : http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2636983

Espero os haya gustado. Seguiremos informando………

RUTA nº 04 : De Tafalla a Solchaga por Baldetina

SOLCHAGA

MIS ITINERARIOS – NUMERO 04 – De Tafalla a Solchaga por Baldetina.

DATOS TECNICOS:


DATOS TECNICOS


GRÁFICO PENDIENTES:

GRÁFICO PENDIENTES

TEXTO EXPLICATIVO:

Llevo 10 o 12 años haciendo este recorrido con una media anual de 5 o 6 veces por lo que, sin ninguna duda, lo tengo completamente controlado. Para hacer el recorrido de Tafalla a Solchaga (Valdorba), yo tengo tres rutas; de las tres la que os presento hoy es, por decirlo así, la del medio, no es la más larga, pero tampoco la más corta.

Lo que sí hay que tener en cuenta, en un principio, y con el fin de disponer de vehículo para la vuelta, es que no se trata de un recorrido circular. Salimos de Tafalla y llegamos a Solchaga, por lo que, si no queremos hacer otros 17 km. de vuelta, alguien tendrá que venir a buscarnos.

Comencemos:

Instituto Sancho el Mayor de Tafalla

Hemos considerado el inicio de la ruta en la Calle Camino Makotxa, es decir en frente del Instituto Sancho el Mayor de Tafalla. Comenzamos la andadura y en menos de cinco minutos llegamos a la zona de la Fuente Rekarte que, después de las obras del Canal de Navarra, nos la han deshecho, con respecto a su fisonomía anterior; han eliminado la caía en cascada siguiente a la presa (La han rellenado con grandes bloques de piedra), han realizado un edificio en planta baja que, me figuro, llevará algún mecanismo que amortigue la caída del agua del canal después de la fuerte pendiente que viene de la zona del depósito de la Pedrera y nos han privado del pequeño espectáculo que era ver caer el agua (Cuando había) por la cascada en forma de pecho de paloma invertido. Una vez pasada esta zona, y procurando no cabrearme al ver lo que han hecho, llegamos, después de 10 minutos desde la salida al famoso (En Tafalla) Pozo de Makotxa. Se trata de una pequeña poza, que cuando el río viene de seca, como ahora, está prácticamente vacía, pero que cuando baja agua es un lugar que tiene un encanto especial, ya que existe una pequeña playita que, ahora, está invadida por la maleza, así como unas rocas que sobre salen del agua, en oblicuo, al sentido de bajada del río, que hacen que el lugar resulte muy agradable.

Poza de Makotxa (Río Cidacos)

En esta poza, y cuando en Tafalla no había piscinas, muchos chavales (Entre ellos yo), aprendimos a nadar. Recuerdo, además que algún profesor del extinguido “Liceo Tafallés”, cuando era su cumpleaños, nos llevaba a este lugar a pasar la mañana, y lo celebrábamos como si a los chavales de ahora los llevasen a Port Aventura.

Al hilo del párrafo anterior, y como prueba de que han cambiado mucho las cosas en este sentido, creo que a ningún profesor se le ocurriría llevar a los chavales a este lugar, creo que con el “proteccionismo” que tenemos ahora lo mandaríamos a “galeras”.

Seguimos con nuestro recorrido y durante un buen rato vamos ascendiendo levemente por el término de la Pedrera de Tafalla, atravesando campos de cereal, y disfrutando de un recorrido sencillo, amable y típico de esta zona de Navarra.

Conforme nos vamos acercando a la Fuente de Baldetina el camino se hace más sinuoso y la pendiente va aumentando poco a poco, aunque el camino no se hace duro y es muy llevadero.

Ha transcurrido algo menos de una hora desde la salida de Tafalla, llegamos al punto UTM X:608211, Y:4714430, que no es otro que una bifurcación del camino; si vamos a la izquierda nos acercamos a la Fuente de Baldetina y si vamos a la derecha vamos hacia Solchaga. Paro en Baldetina para descansar un rato, hidratarnos y admirar, sentado en una mesa de piedra que existe en la zona, del paraje que nos rodea.

PUNTO UTM y FUENTE BALDETINA

Después de descansar un rato, reanudamos la ruta ascendiendo hasta los altos de Pueyo, por su parte de atrás, enseguida de salir de Baldetina, y siguiendo el camino, que gira a la izquierda, nos encontramos con un corral de ovejas, y un a bifurcación de caminos, el de la derecha va a Pueyo; nosotros seguimos al frente. En 5 minutos llegamos a otra bifurcación de caminos que se encuentra en el punto más alto de esta zona, seguimos por el de la derecha, y enseguida se nos abre en el horizonte todo el esplendor de la Valdorba, sin olvidar que ya estamos en ella, ya que Pueyo forma parte de la misma. Desde esta altitud podremos disfrutar de una vista en la que podemos apreciar Garinoain, Barasoain, Unzué y su Peña, Echagüe,….., en un día claro y con unos buenos prismáticos la vista es insuperable.

A partir de aquí, y por la parte de atrás de Pueyo, comenzamos un descenso que se agradece, ya que, desde que hemos salido de Tafalla, el camino ha ido en ascensión constante, aunque leve.

COBERTIZO PARA SECADERO DE PAJA.

A los 10 minutos de bajada nos encontramos con una bifurcación de caminos, justo donde han echo un gran cobertizo para secadero de paja; seguimos a la derecha y en descenso, el camino es sinuoso y comenzamos a ver “fincas de recreo”, pasamos una que queda a la izquierda, y cuando llegamos a la segunda, que también está a la izquierda, y unos 50 metros antes de llegar a la Fuente de Aranbero, giramos 180º a la izquierda para tomar un camino que pasa por encima del Barranco de Aranbero, pasa por delante de la “finca de recreo”, donde permanece, siempre adormilado, un gran mastín, y por último pasamos una nave agrícola.

Quince minutos después de haber pasado la nave agrícola, y en un camino estrecho, y en continuo y llevadero ascenso, llegamos a una pequeño alto, en el que de repente y de sopetón, nos aparece “la civilización”. Desde esa atalaya, y después de haber dejado a nuestra derecha un corral de ovejas abandonado, podemos apreciar la Ctra. N-121, la Autopista A-15, la vía del tren, Garinoain, Barasoain, Unzué, Echagüe, La Higa de Monreal y la Peña Unzué.

CORRAL ABANDONADO - LLEGAMOS A LA CIVILIZACION

Enseguida perdemos la “civilización” de vista; el camino sigue a la izquierda y en fuerte descenso. La altura de los arbustos típicos de la zona hace de pantalla acústica para anular por completo el ruído proveniente de los coches de la Carretera y la Autopista.

Esta zona también es interesante, ya que, salvo un par de tramos del camino, que algún inconsciente ha rellenado con escombros (Tejas y Ladrillos), es un tramo, previo a la entrada a un coqueto pinar, donde la tierra es de color rojizo, sobre todo si ha llovido y está húmeda; esto unido a la vegetación existente, sobre todo a la izquierda del camino, hace que este tramo, que no tiene más de 500 metros, sea muy interesante y acogedor. Cuando termina este tramo nos encontramos con un  pequeño y coqueto pinar, en el que varias veces me he encontrado con una cuadrilla de cazadores que hace que, sobre todo en época de caza, haya que extremar el cuidado. Para este tipo de situaciones, y cuando detectas que alguien está sacando la escopeta a pasear, es conveniente llevar un chaleco de colores llamativos (Amarillo y Naranja), y después hacerte notar y que sepan que estas ahí (Yo suelo ir cantando, silbando o tosiendo).

TIERRAS ROJIZAS y PEQUEÑO PINAR

Pasamos el pinar (100 m) y descendemos ya, y de forma brusca, hasta la muga de terminación del término de Pueyo y el comienzo del de Garinoain. En época de lluvias, y al finalizar la bajada, tenemos que travesar un pequeño arroyo que cruza por encima del camino, antes de girar a la derecha y coger un camino, totalmente recto y largo, que va paralelo a la vía del tren; durante 10 o 15 minutos vamos por el citado camino hasta llegar al paso a nivel previo al cruce del puente metálico sobre el Río Cidacos. Una vez cruzado el puente ya estamos en la civilización, dejamos la Depuradora de Barasoain / Garinoain a nuestra izquierda, atravesamos la Ctra. N-121 y pasamos la Bodega de Eolo en la parte baja de Garinoain cogiendo la carretera que sube al pueblo.

Izda:ESTACION GARINOAIN - Centro:PUENTE METALICO - Dcha:PASO A NIVEL

Llegamos arriba de Garinoain. Quedan 4 km hasta Solchaga. Esta distancia la haremos toda por carretera, ya que no existen caminos, que yo sepa, desde Garinoain hasta Solchaga. Cogemos la carretera que divide Garinoain y Barasoain, y en 600 metros llegamos al desvío hacia Solchaga (A la izquierda), ascendemos un pequeño tramo de 300 metros, dejando un “macrochalet”, que lleva construyéndose más de 25 años, a nuestra derecha, y llegamos a la meseta llana que nos llevará hasta Solchaga, no si antes admirar, si es que hace un día claro, la Peña de Unzué muy cerca, pasar por lo que los “Solchageses” llaman el “roblal”, y pararnos en un descubrimiento reciente (5 o 6 años) que es el Trujal de [Enlace roto.] que se ubica a la derecha de la carretera, aproximadamente 300 metros antes de llegar a Solchaga.

Desde la Carretera a Solchaga: PEÑA UNZUE-ROBLAL-TRUJAL

Un ultimo esfuerzo para subir una pequeña cuesta nos lleva hasta esta localidad, despues de 3 horas y media de caminata.

Una vez en Solchaga sería imperdonable no visitar el Caserío de Eristain donde se ubica la Ermita del mismo nombre, donde la Señora Satur, gustosamente, os dejará la llave para que podáis visitar esta ermita del Siglo X / XII y donde, según se dice, existe la que puede ser la pintura más antigua de Navarra.

Pinchando este enlace os podéis descargar el recorrido para que podáis metéroslo en el GPS o en el móvil : http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2612257

Espero os haya gustado. Seguiremos informando……………….

RUTA nº 03 : GALLIPIENZO

MIS ITINERARIOS – NUMERO 03 – GALLIPIENZO.

He pasado infinidad de veces por la Carretera de Tafalla a Sangüesa, y siempre lo veía a la derecha de la misma, en un alto, como que “ahí estaba” pero sin más.

El pasado día 28 de septiembre se me ocurrió, después de que el sábado 27 hiciese la 1ª etapa del Camino de Santiago, acercarme a Gallipienzo, ya que había leído, en algún sitio, que existe una interesante calzada romana que baja desde el pueblo hasta el río.

Pues bien, a las 9,00 horas de la mañana estaba en Gallipienzo, con un día radiante, aunque algo fresco, y como quiera que llevaba un pequeño, y esquemático plano, me dispuse a buscar la citada calzada.

El plano me indicaba un recorrido que discurre por la citada calzada. El recorrido parte de la fuente que hay en el centro de la localidad, luego baja hacia el Sur, y sale del pueblo y empalma con la Cañada de Murillo el Fruto al Salazar. En este espacio entre el pueblo y la cañada debería de aparacer la calzada.

Fuente en el centro del pueblo.
Fuente en el centro del pueblo.

Se nota que Gallipienzo no es un sitio muy visitado por las “hordas domingueras”, por lo tanto tiene sus ventajas, pero también tiene sus inconvenientes.

A mí me gustan estos sitios aislados en los que precisas con mayor atención todos los detalles, que en otros casos se te escaparían.

Pues bien, el inconveniente, en este caso, es que tardé una hora en buscar la dichosa calzada. Seguía las marcas indicadas como SL (Verde y Blanca), y llegaba otra vez al pueblo en el que un letrero me indicaba que la cañada estaba en la dirección opuesta a la que yo había tomado. Tres veces hice lo mismo, y para colmo un perro me estaba poniendo de los nervios con sus ladridos, hasta que por fín, y a punto de tirar la toalla, encontré el camino que bajaba, y que no es otro que la “buscada” calzada. La razón de no haberla visto a la primera era que, está tan poco transitada, que la vegetación, tanto vertical como horizontal, se había comido el inicio de la misma.

Una vez encontrada comencé a bajar, y la verdad es que mereció la pena ya que se trata de una calzada bien conservada, en la que predominan las “tiras” de piedra en vez de las losetas. Estas tiras están perpendiculares al camino, y están separadas por otra tira longitudinal a modo de linea continua (Como en las carreteras actuales). En estos casos, siempre pienso lo mismo ¿Como podían acarrear semejante volúmen de material, en lugares tan dificultosos?. Sería complicado hacerlo ahora conque en aquellos tiempos. En fin, alguien, algún día, me lo explicará. Al hilo del tema, es curioso observar que a lo largo de toda la calzada existen una serie de piedras verticales (Lápidas), en las que el tiempo ha borrado toda inscripcíón, que recuerdan a las personas que fueron asesinadas por los bandoleros a lo largo de todo el siglo XIX.

Una vez has bajado al río abandonas la calzada y ya vas, en dirección norte, por un camino normal y corriente paralelo al mismo. Nada más bajar, y al otro lado del río, tenemos la [Enlace roto.], muy rica en flora y fauna, donde encuentras especies difíciles de ver en otros puntos de Navarra e incluso de la Península.

Dejamos el camino paralelo al río para encarar, en sentido oeste, el cementerio, donde se encuentra la Cruz de Idoia, flanqueada por una lápida conmemorativa.

Cruz de Idoia. A su izquierda se aprecia una lápida conmemorativa.
Cruz de Idoia. A su izquierda se aprecia una lápida conmemorativa.

Pasas la carretera y volvemos a coger otra vez la calzada romana (Otro tramo), ya más señalizada y mucho más cuidada que la otra. En este tramo, que asciende al pueblo, la calzada está señalizada con unos hitos de hormigón en los que se puede leer Cd (Calzada en abreviatura).

Vuelves al pueblo, al punto de partida, pero no te puedes ir sin visitar la Iglesia de San Salvador en lo más alto del pueblo (Y mira que Gallipienzo asciende). Como ocurre en casi todos los sitios, la encontré cerrada, y no pude contemplar, seguramente, alguna maravilla que esconde en su interior, pero de todas formas merece la pena subir, pues desde esa altura se divisa toda la zona de Sangüesa magníficamente. Esta Iglesia tiene, también carácter de fortaleza. Es un edificio gótico del siglo XIV.

Gallipienzo visto desde la atalaya de la Iglesia de San Salvador.
Gallipienzo visto desde la atalaya de la Iglesia de San Salvador.

Disfruté durante un buen rato de las vistas. Ya habían pasado tres horas y para mí, quitando la búsqueda inicial de la calzada, parecía que habían sido tres cuartos de hora.

Tal es mi grado de ignorancia que, posteriormente, y revisando cosas, he descubierto que Gallipienzo fue atalaya de vigilancia frente a las incursiones musulmanas, y a partir del siglo X adquiere importancia, ya que el rey Sancho el Mayor se lo asignó a su hijo Ramiro y se convirtió en un espacio de referencia sobre la frontera con el reino de Aragón. ¡Ignorante de mí!.

En fin, seguiremos dando la “tabarra”.

RUTA nº 02 : AIBAR

MIS ITINERARIOS – NUMERO 02 – AIBAR.

Muchas veces tenemos las cosas cerca y no nos enteramos. Así me ha pasado con la Ruta que realicé el pasado domingo día 30 de Noviembre, y que me dispongo a comentaros.

Dentro de las innumerables publicaciones que tengo de Rutas e Itinerarios por Navarra encontré una, en Aibar, llamada el [Enlace roto.]. Como quiera que Aibar es una localidad que se encuentra a 27 km, y que no tenía muchas ganas de hacer kilómetros con el coche, encontré esta ruta idónea para matar la mañana del domingo haciendo una de las cosas que más me gusta.

Antiguo Lavadero Restaurado

La publicación que tengo, aparte del propio pozo en sí, habla de un robledal que se encuentra en la zona. Así que cogi los bártulos que suelo llevar y me dirigí a Aibar.

En la carretera que atraviesa Aibar, Dirección Pamplona, a mitad de la localidad, existe un lavadero restaurado, junto con un abrevadero y una cruz de las que se colocaban antiguamente en los caminos. Aquí aparqué el coche, y cogí el camino que, en dirección Oeste, sale de la localidad. En principio el camino no nos dice nada, ya que se trata de una vía que atraviesa viñedos, campos de labranza, granjas de ganado, etc…, a los 25 minutos de haber partido de Aibar te encuentras con un merendero entre árboles, y a partir de aquí empieza lo interesante.

Aibar. Puente sobre arroyo y cruz en el camino.

El recorrido va transcendiendo por un camino muy bueno, tendido y ascendente. Nada más pasar el merendero, que se encuentra a la derecha, tenemos el Pozo de las Hiedras. Se trata de un pequeño pozo, muy coqueto, bien cuidado, y el cual recibe una pequeña cascada, de unos tres metros de altura, que hace que la proporción entre cascada y pozo sean las idóneas para percibirlo en su totalidad. La estancia está apoyada por un puente de madera que atraviesa el pequeño riachuelo que origina, aguas abajo, la salidad de agua del pozo.

Merendero a mitad del camino

La zona está muy bien respetada, cuidada y la estancia en el lugar se hace agradable; se trata de una zona sombría que en verano se agradecerá pero con el inconveniente que, seguro, no baja agua para contemplar al cascada; por eso este recorrido, para disfrutarlo en su totalidad, es conveniente hacerlo en otoño, invierno o principios de primavera, cuando el agua discurre, todavía, por los riachuelos.

Pozo de las Hiedras

Después de estar un rato grande en el pozo reiniciamos la marcha hasta llegar al llamado paso de San Jaime que es un tramo de hormigón, por donde el riachuelo atraviesa el camino. Nada más cruzar el citado paso nos desviamos, en un ángulo de casi 180º, hacia la izquierda, atravesamos una puerta de madera, y lo que hasta ahora habia sido un leve ascenso por un camino amplio, se convierte en una leve bajada por un estrecho camino, pero con la variedad de atravesar un excelente robledal.

Magnífico Robledal

Cuando llevas un buen rato atravesando el robledad, y ya estás saliendo de él, nos encontramos, por sorpresa con otro pozo que no figura en la guía que yo poseo, se trata del llamado Pozo del Toro, llamado así porque un toro solía bajar a beber agua. Se trata de otro pozo, de idénticas características que el Pozo de las Hiedras, pero mucho más virgen, ya que sus accesos son más complicados, y el pozo, en sí, es mucho más salvaje, aunque se aprecia que alguien lo tiene como sitio de descanso o meditación, ya que han confeccionado un buen banco, a la sombra, con piedras pertenecientes a una cantera cercana. También estuve un buen rato en este pozo. En el vínculo que adjunto a la frase “Pozo del Toro” he encontrado un video de Youtube en el que, al parecer, aparecen los “okupas” del pozo.

Pozo del Toro

Se sigue bajando, ya saliendo del robledal, hasta llegar a Aibar por caminos de monte que no tienen ninguna dificultad.

El recorrido me costó realizarlo dos horas, pero teniendo en cuenta que en los dos pozos estaría, aproximadamente, tres cuartos de hora disfrutándolos.

Aibar visto desde la salida del robledal.

Se trata de un recorrido fácil, apto para niños y para “gandules” que no quieran hacer grandes esfuerzos. En fin para pasar una mañana dominguera cuando no tienes otra cosa mejor que hacer. Incluso puedes llevarte un buen almuerzo con su correspondiente bota de vino y parar en el merendero existente para hincarle el diente al bocadillo.

Seguiremos informando.

RUTA nº 01 : FUNES

MIS ITINERARIOS – NUMERO 01 – FUNES.


No tuve suerte el domingo pasado, en cuanto al tiempo se refiere, ya que salió un día lluvioso, con brumas, aunque de temperatura agradable. No obstante, y como no puedo parar en la cama, me levanté dispuesto a hacer otra de mis rutas domingueras. No había hecho ningún plan el sábado para la ruta del domingo, por lo que cogí mi libro de rutas y el único condicionante que me puse es que estuviera cerca de Tafalla. No tenía ganas de pegarme una “panzada” de coche.

He de comentar que el eje principal de la ruta era el denominado “balcón de Funes” o Peñalén. En este lugar ya había estado años atrás, pero con una perspectiva diferente. Años atrás la ruta la realizé por la parte de arriba, donde las vistas son más espectaculares, entrando por los altos de Peralta, y dejando a la derecha la ermita de Portegado. Una vez arriba, y asomándonos al “balcón”, se aprecia perfectamente la unión de los ríos Arga y Aragón, y se contempla, también, Villafranca y alguna otra localidad.

El Balcón de Peñalen visto desde la parte de arriba.

Esta vez la ruta se desarrollo por abajo; saliendo del propio Funes (Por la margen derecha del Arga), y la visión de la peña es más “majestuosa”, puesto que la ves desde su base. Es una ruta para apreciar más el detalle.

No se trata de un sendero concurrido por lo que la tranquilidad está, del todo, garantizada. En las dos horas que duró el itinerario, me encontré con un señor de Funes que venía de coger setas (Por cierto, conocía a mucha gente de Tafalla, estuve con él alrededor de un cuarto de hora hablando y me invitó a almorzar), y con un coche que me adelantó a mitad de camino; probablemente cazadores, ya que se oían tiros.

Peñalen visto desde abajo. Por el lado contrario de la primera foto.

A la salida de Funes, y en el río, pude apreciar 2 o 3 garzas y bastantes patos. La tranquilidad en esta zona hace del río un sitio idóneo para disfrutar de su presencia. Tengo que decir que, en esos momentos, hecho de menos una buena cámara de fotos con un buen zoom, ya que la que tengo, en cuanto haces un zoom de acercamiento, la imagen es muy mala. Saca buenas fotos sin mover el zoom o moviéndolo muy poco. Esta es la razón por la que no me molesto, ni siquiera, en sacar fotos de animales.

La zona en sí (Salvo en las riberas del río), es muy árida, tan solo podemos apreciar repoblaciones de pinos en las laderas de la peña. El resto, y como he dicho, en las riberas del río, se aprecia todo tipo de vegetación, predominando el chopo.

Es curioso observar, tal y como pasaba en el recorrido de Peralta, la gran cantidad de estratos de yeso retorcidos a lo largo de muchas paredes de las peñas. El yeso es un material constante a lo largo de todo el camino.

Estratos de yeso retorcidos.Milhojas

El recorrido que hice el domingo, es decir, el de abajo, se le llama, también, el Barranco del rey. Este nombre se debe a que cuenta la historia que aquí falleció, despeñado, en 1076, cuando cazaba, el rey [Enlace roto.]

Una de las curiosidades de este recorrido (Ya citada en un párrafo anterior), son los estratos de yeso que se aprecian en las paredes de las peñas. La erosión ha dejado a la vista materiales que componen el suelo de la Ribera Navarra. Estos materiales son de color blanquecino o pardos y están depositados en capas. Se ven gran cantidad de limos y arcillas, intercaladas con capas de arenisca y curiosas vetas de yeso retorcido que se asemejan a los famosos “milhojas” de la pastelería del Buen Gusto de Tafalla (Por desgracia ya cerrada).

Una vez que hemos disfrutado de todo lo que he comentado, llegamos, sin más, a la base de la Peña (Peñalén), y alli, durante un buen rato, y unas cuantas fotos, permanecemos viendo la majestuosidad del “Balcón de Funes”.

Peñalen de frente y desde abajo. Aqui termina el itinerario aunque el camino sigue.

Todo esto con lluvia, barro, chubasquero que no transpira y mucho calor.

¡En fin!. Alguna vez hay que sufrir.

Seguiré dandoos el “coñazo” (Mariano Rajoy – 11 de octubre de 2008).