En pie de letra

Es martes y…

“Huele a bobo en la piel de toro, huele a timo en el común destino. Huele a estafa en la gran falacia, de la grande y libre que es tan cutre como rancia”.
Def Con Dos

Estamos vigilados por la lupa del sistema, la cosa está que arde. Pero muchos se han salvado de la quema, es cuestión de compartir trinchera con el que mande.

Antes eran versos exiliados, ahora Twitter es la ofensa. Antes en poemas desangrados, ahora en 140 letras. Antes era el de Orden Público, el que hacía de falso tribunal. Ahora su heredera al trono, es la Audiencia Nacional. Siempre por la misma causa, siempre contra el mismo objetivo. Criminalizar a quien usa el cerebro en proceso reflexivo.

No se busca la excelencia en paz social, se busca el temor del que cuestiona esta triste realidad. Somos presos permanentes del penal, compran tu silencio con su farsa liberal de libertad. No hace falta que nos vendan las maldades, del nuevo al otro lado del charco. Hace tiempo que gobiernan estos lares, criminales que nos quieren mancos. Si no nos dejan escribir con nuestras manos, tendrán que soportar nuestras gargantas. Aunque no podremos dar aplausos cuando vengan de visita, a nuestra tierra, las infantas.

Escribamos versos implacables, como hicieron Hernández y Lorca. Escribamos, porque solo nuestra tinta, puede liberarnos de la horca.

Pocas luces

Es martes y…

A finales de diciembre, Gobierno y PsoE, firmaron un acuerdo contra “la pobreza energética” que entrará en vigor una vez pasado el invierno. Es decir, que lucharán por evitar que ningún hogar se quede sin calefacción, pero una vez que pase el frío. No vaya a ser que se enfaden los que tienen que activar las giratorias.

Ahora, esos mismos, están situando el precio de la electricidad en cifras récord. Más que nada por si nos habíamos creído lo del pacto y su buena voluntad. Pues bien, en pleno chaparrón, sale el Ministro de Energía y nos dice que como hace mucho frío, se consume más y es más caro producir electricidad. Y claro, por eso, nuestra factura subirá 100 euros este año. Pero que no nos preocupemos, que en Europa hace más frío y están peor. Olé.

Mientras tanto, más de cuarenta políticos brindando a nuestra salud. Después de privatizar y poner la alfombra roja, qué menos que una silla en el Consejo de Administración. Para eso están los amigos.

Acebes en Iberdrola, Felipe en Gas Natural. El próximo ya hace cola, terrorismo estructural. Aznar en su amada Endesa, Palacio en Enagás. Y muchas familias presas, porque no la pueden pagar.

Será que nuestra mirada está fuera de cobertura. Será que no queremos ver, agachados como avestruces. Será que quienes les votan pagan poca factura. Será lo bueno de ser linterna de pocas luces.

Viaje al paraíso

Es martes y…

El jefe del Estado, votado por nadie, Felipe Juan Pablo Alfonso de Todos los Santos de Borbón y Grecia, ha estado paseando barba de tres semanas por Arabia Saudí, blanqueando y riendo las gracias a un régimen criminal. Y por si fuera poco, besando suelo pisado, ha sido acompañado por una delegación gubernamental de primer orden, Ministros incluidos.

Resulta que ser recibido con todos los honores, aceptar distinciones privilegiadas y ser agasajado con un banquete de a más de 10€/kg es una de las funciones que la sacrosanta Constitución tiene reservada al monarca. Todo ello, sin importar quién sea el agasajador ni las barbaridades que cargue a sus espaldas. Por la patria y sus negocios lo que haga falta, por supuesto.

El paseo de Don Felipe, es viaje de protocolo. Es por huir de la gripe y no dejar al país solo. Los amigos del turbante, tampoco son tan malvados. Condecoran con brillantes y cuidan de sus esclavos. Son culturas diferentes, no se puede comparar. En el fondo son buena gente, luego está lo de matar.

Vendemos sangre en bandeja, al sepulturero mayor. Pero paga a tocateja, es una cuestión de amor. Las pedradas y la soga, son para documentales. La mujer y la homofobia, son temas circunstanciales. No obstante, se les advierte, que no se les vaya la mano. Que disimulen un poco eso de los Derechos Humanos.

Sea porque la corona tira al monte o por la connivencia de esta sociedad. Pero hemos diluido el horizonte entre la bruma de la mezquindad.

Sin respuesta

Es martes y…

Me pregunto yo a mí mismo, intentando hallar respuesta. Sin que suene a egocentrismo, ni a endiosada testa.

Me pregunto cómo harán sus majestades para sortear tanto balazo, cómo esquivarán adversidades, alambradas y arañazos. Dónde tallarán esa patera para que no se hunda en la miseria, para no teñir la arena del color febril de sus arterias. Cómo encontrarán la travesía desde Oriente hasta este mundo, un mundo de hipocresía que agoniza moribundo.

Me pregunto cómo harán los responsables para conciliar su triste sueño, cómo ocultan su calambre al ver tantas almas sin dueño. Dónde lograrán la dosis diaria de anestesia emocional, y esa cara extraordinaria para sacudirse el bien y el mal. Cómo vivirán en la Embajada, alejados de su amada patria, una patria avergonzada, pasto de Prozac y de psiquiatra.

Me pregunto cómo hará esa pobre gente para abrir los ojos cada día, cómo, en el umbral de lo indecente, no guarda alcoba la cobardía. Dónde buscarán el calor, con el sol a veinte bajo cero, en un laberinto sin color, en este planeta basurero. Cómo mantendrán la dignidad, cómo esculpen la entereza, cómo, ante una sociedad que escupe por encima de sus cabezas.

Me pregunto yo.

La cabalgata

Es martes y…

Yo, casi nunca, pido nada a los reyes. Si cae algo, bienvenido sea.

Y vaya si ha caído. Después de correr la San Silvestre, a algunos se les va a hacer insufrible la cuesta de enero. Y la de febrero, y la de marzo,…

Bendito Gobierno protector, ¡qué alboroto! ¡qué alegría! Que nos ha subido las pensiones la mitad de la mitad de un cuarto de lo que debía. No seamos tan llorones que, al fin y al cabo, es una subida. No vaya a ser que luego, le acusen de no cumplir con lo que prometía. Lo de la pérdida de poder adquisitivo ya tal.

Y de regalo en regalo. El mismo Gobierno de antes, ha indultado a un promotor. Será el espíritu navideño que a todos inunda de amor. Las familias estafadas son leves daños colaterales. Una obra de caridad sin consecuencias electorales. Para eso están los amigos.

Y de postre, lo de siempre. Mujeres asesinadas que, según lees los titulares, les da a todas por fallecer. Las espadas del machismo han comenzado por todo lo alto y tendremos que hacerlas caer. “Contraeducar ¿o castración? Todo me da rabia”.

La próxima vez que me pregunten, pediré a los reyes una cosa.

Que se vayan.