Partido ¿Socialista?

viernes, 3 de agosto de 2007 Sin comentarios

El PSOE, a través de José Blanco, acaba de certificar que no les votaré en las próximas elecciones generales, ni en las próximas Elecciones al Parlamento de Navarra.

Mediante su decisión de no optar al pacto con Nafarroa Bai y UPN, acaban de confirmar que, como siempre, Navarra no representa para el PSOE ni el 0.7% del tercer mundo. No han vendido Navarra a ETA, se la han vendido a la derecha de las listas de espera en la sanidad, a la derecha que crea un conglomerado económico semipúblico para colocar a sus amigos y escapar al control público, a la derecha que convierte Navarra en un campo de batalla nacionalcatólico.

Si el PSOE no va a facilitar un gobierno de progreso, entonces por lo menos debería tener la decencia de forzar la convocatoria de nuevas elecciones para que los navarros nos expresemos libremente.

Ahora sólo queda una alternativa: El grupo parlamentario socialista debe rebelarse y hacer caso omiso de Ferraz. Que el PSN sea al PSOE lo que Navarra es a España. Si no es capaz de configurarse como partido que interpreta las políticas del PSOE en clave de progreso y adaptadas a la situación de Navarra, entonces más vale que no se presente a las elecciones, porque nunca tendrá nada que hacer.

No es la primera vez que esto ocurre. En 1996, tras la dimisión de Javier Otano, la Comisión Ejecutiva Federal impidió el libre ejercicio de los afiliados del PSN para volver a intentar un gobierno de progreso. Aquella etapa de comisiones gestoras que le brindaron a UPN el puente de plata hacia el asentamiento definitivo en el poder representó la época más ominosa para la maltrecha democracia interna del PSOE después del escándalo de Urralburu. ¿No hemos aprendido nada? Navarra no importa un carajo ni a Zapatero ni a Bono ni a Pepiño Blanco. Sólo les importan sus cálculos electorales para el 2008. Pero conmigo que no cuenten para que el PSOE gane las próximas elecciones generales. ¿Para qué les voy a votar si al final se pliegan a las amenazas del PP?

Hago un llamamiento a Fernando Puras, a Carlos Chivite, al grupo parlamentario socialista y a todos los afiliados del PSN para que desafíen a Ferraz y tomen su decisión de manera autónoma. Si a Ferraz no le gusta, que expulse a todos. Ante la cuesta, siempre hay tiempo para cambiar de piñón. ¿Es posible un PSN sin PSOE? Yo creo que sí, al estilo del PSC.

Categories: Sin categoría Tags:

La delgada línea roja del PSN

miércoles, 27 de junio de 2007 Sin comentarios

Leía el otro día un artículo (y perdonen porque no recuerdo dónde lo leí) en el que se citaba al cocinero Koldo Rodero, que al parecer había dicho en cierta ocasión que no hay un sólo plato que pueda representar a toda Navarra en su conjunto. Quizá esa sea la cuestión que aqueja a la formación del futuro gobierno de Navarra.

Tradicionalmente, Navarra se había gobernado por el criterio de dejar gobernar a la lista más votada, no porque simplemente lo estableciera el procedimiento automático (que dejaba gobernar a la lista más votada si ningún candidato obtenía al menos mayoría simple), sino porque los dos partidos principales (PSN-PSOE y UPN-PP) estaban de acuerdo en que la formación y mantenimiento del Gobierno de Navarra no dependiera de los votos de Herri Batasuna.

Por ello, Gabriel Urralburu (PSN) fue presidente con su mayoría minoritaria hasta 1991, y Juan Cruz Alli (UPN) lo fue hasta 1995.

Sin embargo, la legislatura de 1995-1999 nos demuestra que cuando ha habido ocasión de formar un gobierno de mayoría parlamentaria, se ha hecho. Por ello, en 1995, fue posible el gobierno de coalición de PSN, CDN y EA, con apoyo externo de IU. La experiencia fue malograda por el asunto de la cuenta suiza que estaba a nombre de Javier Otano, y porque el PSN renunció (dentro de la tormentosa época de la Comisión Gestora) a intentar la formación de un nuevo gobierno de progreso, así que se dejó gobernar a UPN en minoría.

En 1999, con un CDN mucho más reducido, la legislatura comenzó con un PSN que facilitó con su abstención la elección de Miguel Sanz como presidente, debido a la imposibilidad de conformar una mayoría alternativa que no incluyera a la entonces Euskal Herritarrok (y ETA estaba en situación de alto el fuego, hemos de recordar). Sin embargo, a lo largo de la legislatura, el desencuentro del PSN con UPN fue creciendo, y UPN con CDN no sumaban más que 25 escaños. El aislamiento parlamentario que el PSN y UPN acordaron contra Batasuna, recortó en la práctica la capacidad de maniobra del PSN, lo cual a veces le daba a UPN una situación de mayoría.

En 2003, con el procedimiento automático ya eliminado de la LORAFNA, UPN y CDN sumaron la mayoría suficiente para gobernar sin la venia de nadie, y además Batasuna, que había sido ilegalizada, dejó de estar presente en el arco parlamentario. Buena parte de los votos de Batasuna habían ido a parar a Aralar, formación que -rechazando el uso de la violencia- se escindió del movimiento abertzale cuando se creó Batasuna tras la ruptura del alto el fuego de ETA.

En 2007 hay una posibilidad de mayoría alternativa a UPN y CDN, y ello es así debido a los resultados electorales y porque no hay en el Parlamento de Navarra ningún partido que ampare o justifique de alguna manera el uso de la violencia para influir políticamente.

Es cuando el PSN tiene que analizar el perfil de sus distintos votantes, ver cuál es el interés general de Navarra y actuar estratégicamente de cara al futuro.

Por un lado, está el eje de confrontación “nacionalismo vasco-navarrismo”, cuyo antagonismo radica en el carácter de Navarra como Comunidad Foral propia y diferenciada o no.

Por otro lado, está el eje de confrontación “izquierda-derecha”, cuya diferencia fundamental son las políticas sociales.

El problema del PSN es que su espacio político está englobado fundamentalmente en la izquierda y al mismo tiempo en el navarrismo. ¡Y este es el espacio político en el que nos sentimos sinceramente representados la gran mayoría de quienes hemos votado al PSN!

Si el PSN posibilita la formación de un gobierno de UPN, estará apostando por la continuidad de un gobierno cuyas políticas sociales dejan mucho que desear (listas de espera en una Sanidad Pública que va a peor, privatización de los recursos asistenciales, política fiscal regresiva, etc).

Por el contrario, si el PSN posibilita la formación de un gobierno alternativo, corre el riesgo de pagar algún peaje acerca de temas sensibles tales como el vascuence o la relación de Navarra con la Comunidad Autónoma Vasca.

Por eso, el PSN está en la obligación de intentar la formación de un gobierno de progreso, pero dicho gobierno debe estar articulado en torno a la mejora de las políticas sociales, la innovación, etc. El acuerdo no debería incluir modificación alguna del encaje institucional de Navarra dentro de la articulación territorial de España, y tampoco debería suponer una imposición en materia de vascuence.

La Ley Foral del Vascuence ha supuesto en Navarra desde que se aprobó, un punto de encuentro mínimo y común para todos. A través de su zonificación, trata de fomentar el respeto y conservación de las distintas modalidades lingüísticas presentes en nuestra comunidad (aunque es cierto que lo hace a través de un vascuence unificado, que en sí no ha formado parte del acervo lingüístico navarro). Esto debería seguir siendo así, y quizás el punto de debate pueda residir en la consideración de determinados municipios como pertenecientes a una u otra zona, por mor del cambio de la demanda a lo largo del tiempo. Sin embargo, debe estar fuera de discusión el planteamiento de la división de Navarra en zonas idiomáticas.

En cuanto al encaje institucional de Navarra, la base del acuerdo debe residir en el respeto al actual modelo institucional, refrendado elección tras elección por una mayoría muy significativa de navarros. Si este punto es un problema para Nafarroa Bai, entonces no debería haber un acuerdo entre el PSN y ellos, puesto que demostrarían estar más preocupados por sus reivindicaciones nacionalistas que por la mejora de las políticas sociales. Quizás el punto de encuentro en estos momentos esté en respetar el marco normativo actual, sin eliminar todavía la posibilidad futura de que los navarros puedan cambiar de opinión en un momento dado. Otra alternativa sería convocar un referendum para recabar la opinión de los navarros acerca de su futuro, comprometiéndose previamente a que el resultado del referendum cerrará definitivamente el asunto, sea cual sea el resultado. En ningún caso el PSN puede sentirse obligado a cambiar su postura en el aspecto del autogobierno de Navarra, en función de coyunturas gubernamentales.

Esa es la delgada línea roja del PSN: quienes hemos votado al PSN, lo seguiremos apoyando en la medida en que siga apostando por mejorar las políticas sociales y siga defendiendo a Navarra como comunidad propia y diferenciada, integrando la diversidad pero no tratando de influir políticamente en la cultura de los navarros.

Categories: Sin categoría Tags:

Educación para la ciudadanía

viernes, 22 de junio de 2007 Sin comentarios

Pues sí, una vez más, la jerarquía de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana plantea usar el relativismo jurídico frente al relativismo moral.
Los obispos sólo se ven concernidos legalmente por los Acuerdos con la Santa Sede, situándose en un limbo legal que los exime de todo y les da derecho a exigir todo, mientras plantean usar cualquier resquicio legal para luchar contra todo aquello que sienten como amenaza. Esto es lo habitual, y como es lógico, el argumentario de la Iglesia en este tema siempre se basa en que la moral de Dios está por encima de las leyes y de la democracia. Nada nuevo bajo el Sol: la Iglesia siempre ha pensado que la voluntad popular está por debajo de la voluntad de Dios, y como la Iglesia es la única intérprete autorizada de esa voluntad de Dios, de ahí se deduce que la voluntad popular está por debajo de la voluntad de la jerarquía eclesiástica… vamos, un totalitarismo moral y político.

Como digo, hasta ahí lo habitual. Lo carcajeante es que el portavoz de la Conferencia Episcopal, el Sr. Martínez Camino, tilde de indeseable la asignatura de Educación para la Ciudadanía porque persigue “formar la conciencia moral”. Al parecer, hubiera sido aceptable para la Iglesia si “no hubiera invadido el campo de la formación de la conciencia y se hubiera atenido, por ejemplo, a la explicación del ordenamiento constitucional y de la Declaración Universal de los Derechos Humanos”.

Y… ojo, que esto ya es cachondeo: “Cuando está en cuestión un derecho tan fundamental como el de la libertad de conciencia y de enseñanza, todos, y los católicos, en particular, debemos mostrarnos unidos en su defensa”.

¿Desde cuándo la religión católica ha defendido la libertad de conciencia? ¿Por qué es libertad de conciencia obligar a los centros educativos públicos a impartir la asignatura de religión católica y no es libertad de conciencia ofrecer una asignatura que trata de formar ciudadanos libres que tengan en su mente los instrumentos de la razón para poder elegir libremente?

Desde aquí hago un llamamiento a los poderes públicos para que:

-Deroguen definitivamente los acuerdos con la Santa Sede, por suponer un privilegio jurídico, económico y fiscal para una organización concreta, que además no promueve valores democráticos, y que de hecho no respeta la legislación de asociaciones.
-Modifiquen el artículo 16, apartado 3º de la Constitución Española, para que el Estado no se encuentre obligado a cooperar especialmente con la Iglesia Católica.
-El Estado deje de recaudar dinero a través del IRPF para la Iglesia Católica.
-Se deje de dar subvenciones a la Iglesia Católica (y resto de religiones), así como sus organizaciones aledañas, excepto en los casos de aquellas subvenciones finalistas (conservación de patrimonio histórico, proyectos de cooperación con países en vías de desarrollo que no persigan los objetivos de proselitismo habituales, etc).
-Los cargos públicos dejen de acudir en su condición de tales a los actos religiosos típicos, tales como procesiones, misas en fiestas patronales, etc, para preservar la neutralidad del Estado.
-Deje de impartirse cualquier asignatura de religión en centros públicos. Quien quiera estudiar religión, que vaya a centros privados que la oferten, o que vaya a catequesis.

A partir de aquí, que la Iglesia Católica se sostenga por sus propios medios, que cumpla las leyes como todo el mundo, y que cada cual elija la formación moral que quiera, en total libertad de conciencia, sin la presión de una religión en concreto sobre el Estado.

Categories: Sin categoría Tags:

La chapuza de la TDT

lunes, 30 de abril de 2007 Sin comentarios

Llevo desde el viernes por la tarde sin poder ver ningún canal de TDT. Al principio pensé que se podría tratar de una avería puntual en el reemisor de la Higa de Monreal. A la mañana siguiente seguía igual. Y el domingo, y hoy lunes.

No he visto ninguna noticia al respecto, así que llegué a pensar que era problema de mi instalación. Sin embargo, esto es muy extraño, porque los canales analógicos se siguen viendo perfectamente (a través de otro repetidor diferente de la Higa).

Esta tarde he entrado en la configuración del receptor, y en el medidor de potencia me da como siempre al máximo, mientras que la calidad de señal es cero, y de repente sube al valor normal, y vuelve a bajar. Aparece una imagen, queda congelada, y a los diez o quince segundos otra vez igual.

En otra instalación de mi localidad he verificado el mismo comportamiento, así que casi seguro que el problema es del repetidor. ¿Problema de potencia? ¿Fallo general del reemisor? No sé. A primeros de Abril se presentaba la extensión de cobertura de la TDT en Navarra a bombo y platillo, con notas de prensa del Gobierno de Navarra, de Abertis-Telecom, y con gala incluida.

Sin embargo, a fecha de hoy, la TDT sigue dando muchos problemas, cuando se supone que el periodo de pruebas había quedado atrás el año pasado.

Supongo que estamos unos cuantos “early adopters”, que nos apuntamos los primeros a las nuevas tecnologías, y luego lo pagamos.

La primera instalación de TDT la hice en casa de mis padres. Yo mismo puse la antena, el amplificador, fuente de alimentación, etc, y primero tuve que lidiar con el fiasco que son algunos receptores. Después de devolver unos cuantos modelos diferentes, por fin encontré uno que funcionaba razonablemente bien. Sin embargo, cuando pasa un ciclomotor por las inmediaciones, la imagen y el sonido incluso llegan a congelarse. Por supuesto, probé a apuntar la antena ligeramente hacia arriba, para que la mayoría de los vehículos “cayeran” dentro de un cero del diagrama de radiación de la antena, pero nada, es igual. A todo el mundo que conozco le da este problema, y supongo que es debido a la poca señal con que llega (o llegaba) la TDT a la mayoría de lugares.

En fin… tanto el Gobierno de España como el de Navarra están tratando de promocionar una tecnología con problemas, y luego se extrañan de que todavía tenga poca penetración en el mercado.

¿Alguien más está teniendo problemas con la TDT por la Higa de Monreal estos días?

Categories: Sin categoría Tags:

El Gobierno de Navarra, partidista y excluyente

jueves, 15 de marzo de 2007 Sin comentarios

Hace ya meses que creí que se había alcanzado el umbral “aceptable” más alto de crispación en la política con el tema de ETA.
La última pedrada es la que Miguel Sanz va a pegar a la pluralidad este sábado 17. No sólo se permite el lujo de convocar una manifestación partidista sufragada con el dinero de todos, sino que además extiende certificados de navarridad, excluyendo de la misma a aquellos navarros que no piensen como él.

Señor Sanz, siempre hay al menos una tercera opción para quienes no nos engaña su burdo maniqueísmo. Yo soy navarro, español, europeo, y por encima de todo ello, un ser humano. Y siendo todo esto, no voy a ir a su manifestación del sábado. Por varias razones:
-Porque divide y enfrenta a los navarros.
-Porque es innecesaria, al fundarse en una mentira: que el statu quo institucional de Navarra está en riesgo. El statu quo institucional de Navarra sólo lo pueden decidir los navarros, dentro de la Constitución Española y del Amejoramiento del Fuero. Los navarros, elección tras elección, nos hemos venido posicionando muy mayoritariamente a favor de mantener el statu quo actual.
-Porque su verdadera finalidad es electoral, ante el peligro para UPN de que el PSN junto con otros partidos pueda ser alternativa de gobierno tras las próximas elecciones forales.
-Porque hace albergar a ETA esperanzas de poder obtener contrapartidas políticas, al insistir en que el Gobierno de España va a negociar con el statu quo institucional de Navarra.
-Porque considera malos navarros a quienes defienden otro encaje institucional para Navarra diferente al que la mayoría de los navarros defendemos.
-Porque directamente considera malos navarros a todos aquellos que no vayan a la manifestación, o que no se sientan identificados con los objetivos de la misma.
-Porque forma parte de la estrategia de tensión electoral del PP: utilizar el delicado tema del terrorismo para desgastar al Gobierno de España y obtener réditos electorales puede perjudicar a la consecución del fin más preciado, el abandono de las armas por parte de ETA.

Tradicionalmente, en Navarra se han convocado expresiones públicas de este tipo cuando ha estado en riesgo el Fuero Navarro. Mientras gobernó el PP, el Gobierno de Navarra se negó a interponer ningún recurso de inconstitucionalidad ante leyes aprobadas por el Congreso de los Diputados (tales como la Ley de Estabilidad Presupuestaria), que invadían las competencias privativas de Navarra. Aun más, incluso el Gobierno de Navarra ayudó a que el Gobierno de España de su propio partido planteara recursos de inconstitucionalidad ante decisiones del Parlamento de Navarra, tales como la Ley Foral de Parejas Estables, y otras tantas. En todos esos ataques a la foralidad de Navarra, el Gobierno del Sr. Sanz nunca convocó una manifestación para defender la foralidad de Navarra. ¿Por qué ahora sí la convoca sin prueba alguna de lo que dice?
Está más que claro que a Miguel Sanz le mueve el interés puramente electoral para evitar dejar el sillón presidencial, pues si UPN y CDN estuvieran tan seguros de que los navarros les van a dar mayoría absoluta, ¿por qué temer que Navarra pueda ser moneda de cambio en una negociación con ETA?
UPN no busca sino la polarización, para evitar que sus votantes se queden en casa en las próximas elecciones.

Pero por favor, que todo esto, que como partido tienen derecho a expresar, ¡no lo sufraguen con el dinero de todos!

Hago un llamamiento a que los navarros no secundemos el engaño perpetrado por UPN. ¡No vayamos a la manifestación! ¡Reclamemos responsabilidades por el uso partidista del erario público!

Categories: Sin categoría Tags:

El poder de las leyendas urbanas y la política

lunes, 21 de agosto de 2006 Sin comentarios

Hace unos años, fue muy difundida una cadena de e-mails en la cual se alertaba acerca del uso de móviles en las gasolineras. Se contaba la historia de que a un hombre se le quemó la cara mientras cargaba el depósito de combustible, y que a otro se le quemó el pantalón porque le sonó el móvil mientras lo tenía en el bolsillo mientras cargaba combustible.

A partir de aquí, la historía difería según el e-mail recibido o quién te la contara. Unos decían que el timbre del móvil ocasionaba una pequeña chispa, otros decían que era la pulsación de las teclas, aunque la versión más difundida era que el campo electromagnético del móvil era tan intenso que era suficiente para inflamar los vapores de la gasolina.

Evidentemente, todo esto era falso, una patraña como una catedral de grande.

Sin embargo, en España está prohibido por ley el uso de móviles en las gasolineras. Sería interesante averiguar qué diputado cenutrio fue quien se creyó la leyenda urbana y debido a ello no podemos usar el móvil en una gasolinera.

A este paso, no tardaremos en ver cómo se prohibe mezclar el peta-zetas con Coca Cola, o el Baileys con tónica. Supongo que ya saben a qué me refiero.

Vivir para ver.

Categories: Sin categoría Tags:

Consenso

jueves, 13 de julio de 2006 Sin comentarios

Antes se hablaba mucho del consenso. Yo recuerdo que cuando era pequeño, el Rey siempre hablaba de eso del consenso en su mensaje navideño. Y parece que en torno a lo que se llamaba “políticas de Estado”, algo de eso había.

Hablar ahora del consenso no pasaría de comentario jocoso. La ruptura entre los dos grandes partidos es máxima, y a mi modo de ver, la equidistancia no da la resolución del problema, pues obtener un consenso simplemente basado en la equidistancia sólo lleva a que cada contendiente maximice sus pretensiones.

Cuando el PP está en la oposición, es la bronca permanente y la puesta en cuestión de todo. No es la primera vez. Ya ocurrió anteriormente, pero en aquella ocasión, las palabras clave eran corrupción-paro-despilfarro. Ahora como ese trío de palabras ya no se pueden usar, toca buscarse otros temas.

Y el PP parece haber encontrado sus ideas-fuerza en su nicho ideológico tradicional. Ahora es la ruptura de España y el diálogo con los separatistas. Varias décadas de democracia, y en cuanto el PP pierde el gobierno, se retorna a las viejas ideas franquistas. ¿Escucharemos de nuevo lo de la conspiración judeomasónica? Tiempo al tiempo; algunos “historiadores” de pacotilla ya lo dejan caer (Pío Moa, César Vidal, etc).

En este país, cada vez que se plantea una reforma más o menos decidida, las fuerzas de la reacción se excitan otra vez. El periodo de la II República planteaba reformas en la estructura territorial, en el ejército, en la enseñanza, en el sector agrario, en la laicidad del Estado. Y acabó como el rosario de la aurora.

En esta ocasión, las reformas en la estructura territorial, en la enseñanza, en la laicidad del Estado, en igualdad de derechos (léase matrimonios homosexuales), etc, han vuelto a encrespar otra vez a las fuerzas de la reacción.

Sin embargo, por lo que no debemos pasar los demócratas es por la utilización partidista que el PP hace de la búsqueda de la paz. Quien siembra vientos, recoge tempestades, dice el refrán. El problema es que con estos temas sensibles, puede que unos siembren vientos de manera irresponsable, y las tempestades las recojamos todos.

Sólo se le pide al PP que actúe de manera leal con el Gobierno, como el PSOE hacía cuando estaba en la oposición. Sin embargo, parece que la dolorosa derrota electoral de 2004, ha sumido al PP en un estado de excitación rencorosa constante. Todo vale, incluso poner en peligro la paz y la convivencia.

Por lo demás, es una apuesta arriesgada la del PP. Está jugando, simple y llanamente, a que el proceso de paz naufrague, a que vuelva la violencia, para decir aquello de “ya lo decía yo”. Un “Pepito Grillo” un tanto morboso, diría yo. Si es así, la democracia habrá perdido.

Si por el contrario, el proceso de paz se consolida y se llega a un fin definitivo de la violencia y a un acuerdo final de convivencia sobre Euskadi, el PP se habrá quedado totalmente con el culo al aire. Sólo tendrá sus posiciones maniqueas, su verborrea maximalista. El retorno al centro desde ese punto será un viaje muy largo por los océanos procelosos de la oposición.

La idea de que la izquierda no puede cambiar nada (porque no representa al Estado, por lo que dijo Rajoy recientemente) traiciona a menudo el subconciente preconstitucional de la derecha. Parece que ellos son los depositarios de la verdadera esencia de España, y por eso sólo ellos pueden plantear reformas, cuando les hace falta para tener el apoyo de los nacionalistas.

No denota madurez democrática ese extremismo del PP cuando quien gobierna mayoritariamente (y con el acuerdo de los ciudadanos, según la demoscopia) plantea unas cuantas reformas. En democracia, cuando se pierde, lo que hay que hacer es volver a convencer a los ciudadanos, no alertar sobre las hordas rojas.

Por lo demás, ánimo a quienes están en la tarea de reformar este país de manera que se alcancen mayores cotas de progreso y de convivencia. Zapatero se está arriesgando, y le está saliendo bien. Ya era hora de que un presidente se atreviera a dar este nuevo impulso, que posibilita entre otras cosas alcanzar la paz.

Categories: Sin categoría Tags:

Retomando esto

lunes, 26 de junio de 2006 Sin comentarios

Definitivamente, está claro que no tengo el don de la constancia. Prueba de ello es lo errático de la secuencia de artículos de este blog. Intentaremos retomarlo.

Desde que escribí el último artículo, han pasado muchas cosas en relación con lo que se viene llamando proceso de paz. Todo ha sido más rifirrafes políticos que otra cosa, pero ya empezamos a saber en qué se traduce la oposición a cara de perro del PP: http://www.cadenaser.com/static/pulsometro/anteriores/encuesta_060626.htm
El pulsómetro es ciertamente clarificador. Conforme el PP se distancia del Gobierno en el tema del proceso de paz, también lo hace en intención de voto, hundiéndose cada vez más en las arenas movedizas del extremismo de derechas.

Categories: Sin categoría Tags:

Más sobre Ferretería José Antonio

sábado, 22 de abril de 2006 Sin comentarios

Un breve apunte para indicar que parece que se apuesta porque el ataque a la Ferretería José Antonio sea una acción de la kale borroka.
De ser así, las implicaciones sobre la marcha del incipiente proceso de paz son evidentes. ETA y Batasuna deberían explicar su postura ante este atentado. De eso pueden depender muchas cosas.

Categories: Sin categoría Tags:

El proceso de paz, Navarra y Ferretería José Antonio

sábado, 22 de abril de 2006 Sin comentarios

He de reconocer que la idea de publicar este blog me sobrevino en parte por la ansia de opinar que se me produce en momentos políticamente importantes. No es la única razón, pero en todo caso no podía comenzar este blog sin dar breves opiniones de lo que está ocurriendo con el llamado “proceso de paz”.

Me he levantado esta mañana con la muy mala noticia de que un desconocido ha prendido fuego a la Ferretería José Antonio, de Barañáin, que es propiedad del portavoz municipal de UPN en el Ayuntamiento de esta localidad.

Vaya por delante mi total solidaridad con José Antonio Mendive y su familia, que estará sufriendo momentos muy duros, a los que hay que sobreponerse y seguir adelante.

El delegado del gobierno, Vicente Ripa, no confirma que sea un caso de terrorismo, lo cual le honra porque antes habrá que esclarecer cuidadosamente las circunstancias que envuelven este caso, y puede ser cuestión de unos cuantos días. En otras ocasiones, cuando ETA ha cometido atentados (aunque sólo sea materiales), siempre ha asumido su autoría.
A mi ni se me pasa por la imaginación que pueda ser obra directa de ETA, pero sí que puedo imaginar una parte del entorno de la kale borroka, actuando por su cuenta. Recuérdese que durante la anterior tregua, el entorno abertzale no consiguió mantener quietos a los de la kale borroka.
Puede ocurrir también que el acto delictivo y vandálico no tenga nada que ver con el entorno abertzale. Estos detalles los tendrán que ir averiguando las fuerzas de seguridad, y en este sentido, hay que recordar que nos encontramos dentro del periodo de verificación del alto el fuego de ETA. Dependiendo de lo que aquí haya sucedido, podría darse una paralización o ralentización del proceso.

En todo caso, la prudencia tendría que mandar, y no posicionamientos como los del gobierno de UPN, guiados en los últimos días -y más de lo habitual, si cabe- por un estilo barriobajero y obsceno. El consejero de Interior, Javier Caballero, ha dicho que “no hay que adelantarse a los acontecimientos, pero a esto desde hace 40 años se le ha llamado terrorismo”.
¡Menos mal que no hay que adelantarse a los acontecimientos!

Llueve sobre mojado, porque en los últimos días Miguel Sanz ha sido especialmente barriobajero con sus declaraciones sobre sus “informaciones solventes” acerca de un pacto entre el Gobierno de España y ETA para constituir un órgano común permanente entre Navarra y la CAV.

¿Nos merecemos un presidente tan zafio como éste, cuyo único programa político parece descansar en la paranoia antivasca? Muchos navarros pensamos que para tener nuestro sentimiento identitario de ser navarro, no nos hace falta estar permanentemente a cara de perro contra la comunidad vecina, con la que, se quiera o no, nos unen ciertos lazos culturales (por lo menos, en parte de la Comunidad Foral).

Tan navarros son quienes piensan que Navarra debe constituir un órgano común permanente con la CAV como los que pensamos que no.

Yo no tengo ningún miedo a que se someta a referendum el status institucional de Navarra. Al menos así dejaríamos de ser la única comunidad cuyo autogobierno no ha sido ratificado democráticamente en referendum.

Ciérrese ya de una vez este tema, y que deje de estar en el campo de batalla político. Tanto el entorno abertzale como la derecha deben comprometerse a aceptar el resultado democrático de ese hipotético referendum, y el resultado debe cerrar de una vez por todas la controvertida situación de Navarra.

Y por favor, muchos esperamos que algún día el Sr. Sanz no nos diga tan a las claras que su única preocupación es la electoral. Y si no, ¿por qué dijo que un gobierno del PSN en 2007 pondría en riesgo la situación de Navarra?

Por favor.

Categories: General Tags: