Inicio > Sin categoría > Partido Socialista de Navarra, con PSOE o sin él

Partido Socialista de Navarra, con PSOE o sin él

martes, 7 de agosto de 2007 Dejar un comentario Ir a comentarios

Fernando Puras ha dado la clave del asunto en su dimisión: Si Ferraz no habilita medidas para solucionar el desajuste entre la singularidad de Navarra dentro de España y el encaje del PSN dentro del PSOE, podría aparecer una formación política alternativa dentro de la órbita socialista.

Ya en el 34º Congreso del PSOE, en 1997, yo participé como delegado por Navarra y defendí una enmienda de Juan José Lizarbe por la cual se reclamaba esta autonomía que ahora pide Puras. En mi intervención ante la comisión correspondiente del Congreso Federal, reclamé que el PSN fuera al PSOE lo que Navarra es a España, con una fórmula similar a la que el PSC disfruta como partido independiente y federado con el PSOE. El ponente nombrado por la Comisión Ejecutiva Federal me invitó a retirar la enmienda, y como yo llevaba el mandato de Navarra para defenderla, no la retiré. Coseché tres votos a favor, y el resto en contra. Uno, el mío propio, y otro el de un compañero de Melilla, que supongo que pensó que los pezqueñines tenemos que ayudarnos (el tercero no lo identifiqué).

Tiempo después, en el Congreso Federal en el que fue elegido Jose Luis Rodríguez Zapatero como secretario general del PSOE, se aprobó que el emblema del PSOE sería único para toda España, y en Navarra se tuvo que dejar de utilizar el escudo de Navarra al lado del puño y la rosa.

¿Por qué los órganos de ámbito de toda España del PSOE llevan el apellido “Federal”? Si el PSOE fuera una organización realmente federal, la política de alianzas en Navarra la decidiría el PSN, al margen de la opinión de la Comisión Ejecutiva Federal (que, dicho sea de paso, no es el órgano que marca la política de alianzas, sino el Comité Federal, que no se ha reunido para vetar el pacto PSN-NaBai-IU).

Está visto que por las buenas no va a ser, y si penden de un hilo los sueldos de alguien, menos. Si alguien podía permitirse el lujo de mantener su dignidad dimitiendo, ese era Fernando Puras. Fernando tiene una aquilatada trayectoria profesional, y al abandonar el escaño, vuelve a su actividad profesional tan contento, con la satisfacción de haber intentado lo que le pidieron que intentara (lo que los votantes le pedimos que intentara), pero con la tristeza de que en Ferraz no lo hayan comprendido por sus temores ante el PP.

Sin embargo, en el momento en que los parlamentarios socialistas se rebelaran, sus carreras políticas dentro del PSOE correrían serio peligro, y, ya se sabe, en el gobierno o en la oposición, un escaño es un escaño.

Ahora mismo parece que Lizarbe se adivina como un posible “rebelde”. Bien, lo veremos a lo largo de estos días. Es la ocasión de utilizar la situación no como treta para lograr una ventaja en el próximo congreso del PSN, sino como plataforma para, desde unas bases enfurecidas, pedir al PSOE la ansiada autonomía, por las buenas o por las malas. El precedente del alcalde de Sartaguda y su agrupación es un ejemplo de unidad ante la adversidad y la injusticia. El conjunto del PSN es más complejo, y habría que ver qué grado de unidad se lograría ante Ferraz.

De momento, vistas las cosas, ni el PSN ni el PSOE tienen mi confianza como votante. Un PSN autónomo podría volver a ganarse esa confianza con hechos, el primero de los cuales debería ser no permitir la continuación en el poder de UPN.

Categories: Sin categoría Tags:
  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
*