Archivo

Archivo para agosto, 2007

Partido Socialista de Navarra, con PSOE o sin él

martes, 7 de agosto de 2007 Sin comentarios

Fernando Puras ha dado la clave del asunto en su dimisión: Si Ferraz no habilita medidas para solucionar el desajuste entre la singularidad de Navarra dentro de España y el encaje del PSN dentro del PSOE, podría aparecer una formación política alternativa dentro de la órbita socialista.

Ya en el 34º Congreso del PSOE, en 1997, yo participé como delegado por Navarra y defendí una enmienda de Juan José Lizarbe por la cual se reclamaba esta autonomía que ahora pide Puras. En mi intervención ante la comisión correspondiente del Congreso Federal, reclamé que el PSN fuera al PSOE lo que Navarra es a España, con una fórmula similar a la que el PSC disfruta como partido independiente y federado con el PSOE. El ponente nombrado por la Comisión Ejecutiva Federal me invitó a retirar la enmienda, y como yo llevaba el mandato de Navarra para defenderla, no la retiré. Coseché tres votos a favor, y el resto en contra. Uno, el mío propio, y otro el de un compañero de Melilla, que supongo que pensó que los pezqueñines tenemos que ayudarnos (el tercero no lo identifiqué).

Tiempo después, en el Congreso Federal en el que fue elegido Jose Luis Rodríguez Zapatero como secretario general del PSOE, se aprobó que el emblema del PSOE sería único para toda España, y en Navarra se tuvo que dejar de utilizar el escudo de Navarra al lado del puño y la rosa.

¿Por qué los órganos de ámbito de toda España del PSOE llevan el apellido “Federal”? Si el PSOE fuera una organización realmente federal, la política de alianzas en Navarra la decidiría el PSN, al margen de la opinión de la Comisión Ejecutiva Federal (que, dicho sea de paso, no es el órgano que marca la política de alianzas, sino el Comité Federal, que no se ha reunido para vetar el pacto PSN-NaBai-IU).

Está visto que por las buenas no va a ser, y si penden de un hilo los sueldos de alguien, menos. Si alguien podía permitirse el lujo de mantener su dignidad dimitiendo, ese era Fernando Puras. Fernando tiene una aquilatada trayectoria profesional, y al abandonar el escaño, vuelve a su actividad profesional tan contento, con la satisfacción de haber intentado lo que le pidieron que intentara (lo que los votantes le pedimos que intentara), pero con la tristeza de que en Ferraz no lo hayan comprendido por sus temores ante el PP.

Sin embargo, en el momento en que los parlamentarios socialistas se rebelaran, sus carreras políticas dentro del PSOE correrían serio peligro, y, ya se sabe, en el gobierno o en la oposición, un escaño es un escaño.

Ahora mismo parece que Lizarbe se adivina como un posible “rebelde”. Bien, lo veremos a lo largo de estos días. Es la ocasión de utilizar la situación no como treta para lograr una ventaja en el próximo congreso del PSN, sino como plataforma para, desde unas bases enfurecidas, pedir al PSOE la ansiada autonomía, por las buenas o por las malas. El precedente del alcalde de Sartaguda y su agrupación es un ejemplo de unidad ante la adversidad y la injusticia. El conjunto del PSN es más complejo, y habría que ver qué grado de unidad se lograría ante Ferraz.

De momento, vistas las cosas, ni el PSN ni el PSOE tienen mi confianza como votante. Un PSN autónomo podría volver a ganarse esa confianza con hechos, el primero de los cuales debería ser no permitir la continuación en el poder de UPN.

Categories: Sin categoría Tags:

El futuro del PSN es más negro que el sobaco de un grillo

sábado, 4 de agosto de 2007 Sin comentarios

Si aciago fue el día de ayer tras la decisión de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE de no autorizar el pacto PSN-NaBai-IU, no menos aciago es el futuro interno del PSN. Parece que comienza a haber movimientos internos, en la línea de pedir responsabilidades a Puras y a Chivite.

Yo, que en el lugar de Puras o de Chivite ya habría dimitido, no acierto a comprender (imagino que nos lo explicarán) las razones del sector “lizarbista” para pedir la dimisión de Puras y Chivite. Si como parece que ha quedado claro, la decisión de no autorizar el pacto ha correspondido a Pepe Blanco, ¿cuál es el sentido de pedir la dimisión de Puras y Chivite? ¿Acaso un Lizarbe candidato habría convencido vivamente a Ferraz de que el pacto se tenía que autorizar? ¿O es que se les pide la dimisión por no haberla ofrecido ellos antes como medida de presión?

En cualquiera de los dos casos, ¿qué va a hacer el sector “lizarbista” para ir contra el centralismo del PSOE? Lizarbe ya se dio de bruces en 1999 con el rechazo del Comité Federal del PSOE a su lista al Parlamento de Navarra, en una decisión sin precedentes (y la de ayer tiene como precedente aquella). Por tanto, bastante bien sabe que las maneras de gobernar internamente el PSOE son lentejas: si quieres las comes y si no, las dejas.

Yo ahora mismo, apartado desde hace cuatro años de la labor política, si estuviera en mi mano tomar alguna decisión en el PSN, ésta sería la de no obedecer la decisión de Ferraz. Quienes hemos votado al PSN, lo hemos hecho para que patrocine un gobierno de cambio en Navarra, no para que vuelva a ensayar por enésima vez un gobierno de la derecha al que da estabilidad el propio PSN. Pueden pasarse el resto de la legislatura a la gresca con UPN si quieren, pero si les van a aprobar los presupuestos o les van a aprobar las modificaciones presupuestarias de los presupuestos prorrogados, es como quien tiene tos y se rasca el culo. Cuando lleguen las próximas elecciones, quienes queremos el verdadero cambio en Navarra, no volveremos a echar la papeleta del PSN.

Por tanto, ¿qué opciones tiene el PSN para rescatar su credibilidad? Pocas. A mi juicio, la única en estos momentos pasa por no acatar a Ferraz, y votar en contra de Sanz para que, una de dos, se repitan las elecciones o Puras sea elegido presidente. Y si el tamaño de las gónadas ferracinas es tan grande como parece, que expulsen del PSOE a todos los parlamentarios del PSN y que éstos permanezcan en sus escaños.

No lo harán. Ni siquiera mi amigo Jose Luis Úriz, con lo crítico que suele ser, se atreve a desafiar la decisión de Ferraz. Si los críticos son tan críticos, que no aprovechen para pasarse por la piedra a Puras y Chivite. En lugar de eso, lo que tienen que hacer es negociar un nuevo pacto del PSN con el PSOE, para que el PSN tenga autonomía decisoria sobre las cuestiones de Navarra. O eso, o el futuro del PSN es más negro que el sobaco de un grillo.

Categories: Sin categoría Tags:

Partido ¿Socialista?

viernes, 3 de agosto de 2007 Sin comentarios

El PSOE, a través de José Blanco, acaba de certificar que no les votaré en las próximas elecciones generales, ni en las próximas Elecciones al Parlamento de Navarra.

Mediante su decisión de no optar al pacto con Nafarroa Bai y UPN, acaban de confirmar que, como siempre, Navarra no representa para el PSOE ni el 0.7% del tercer mundo. No han vendido Navarra a ETA, se la han vendido a la derecha de las listas de espera en la sanidad, a la derecha que crea un conglomerado económico semipúblico para colocar a sus amigos y escapar al control público, a la derecha que convierte Navarra en un campo de batalla nacionalcatólico.

Si el PSOE no va a facilitar un gobierno de progreso, entonces por lo menos debería tener la decencia de forzar la convocatoria de nuevas elecciones para que los navarros nos expresemos libremente.

Ahora sólo queda una alternativa: El grupo parlamentario socialista debe rebelarse y hacer caso omiso de Ferraz. Que el PSN sea al PSOE lo que Navarra es a España. Si no es capaz de configurarse como partido que interpreta las políticas del PSOE en clave de progreso y adaptadas a la situación de Navarra, entonces más vale que no se presente a las elecciones, porque nunca tendrá nada que hacer.

No es la primera vez que esto ocurre. En 1996, tras la dimisión de Javier Otano, la Comisión Ejecutiva Federal impidió el libre ejercicio de los afiliados del PSN para volver a intentar un gobierno de progreso. Aquella etapa de comisiones gestoras que le brindaron a UPN el puente de plata hacia el asentamiento definitivo en el poder representó la época más ominosa para la maltrecha democracia interna del PSOE después del escándalo de Urralburu. ¿No hemos aprendido nada? Navarra no importa un carajo ni a Zapatero ni a Bono ni a Pepiño Blanco. Sólo les importan sus cálculos electorales para el 2008. Pero conmigo que no cuenten para que el PSOE gane las próximas elecciones generales. ¿Para qué les voy a votar si al final se pliegan a las amenazas del PP?

Hago un llamamiento a Fernando Puras, a Carlos Chivite, al grupo parlamentario socialista y a todos los afiliados del PSN para que desafíen a Ferraz y tomen su decisión de manera autónoma. Si a Ferraz no le gusta, que expulse a todos. Ante la cuesta, siempre hay tiempo para cambiar de piñón. ¿Es posible un PSN sin PSOE? Yo creo que sí, al estilo del PSC.

Categories: Sin categoría Tags: