Mochila, saco de dormir, mapas y tarjeta sanitarias para emigrantes por Europa

Lo principal del equipaje para el camino. ¿Falta algo?

Lo principal del equipaje para el camino. ¿Falta algo?

Todo camino comienza con los preparativos. El principal es el tomar conciencia de que tus pies van a ser tus amigos durante dos mil kilómetros y que esos pies te pertenecen tanto o más que tu ilusión que hará de carburante durante todo el recorrido. El resto es simple. Comprar una mochila, un saco de dormir, una esterilla, unas botas y descubrir que no tienes derecho a la sanidad pública cuando vas a sacar la tarjeta sanitaria europea.

Gracias a las “buenas formas” de algún funcionario de la Seguridad Social, no tiene precio el descubrir que lo mucho o poco que has cotizado durante varios años no sirve de nada si estás de nuevo en desempleo y sin cobrar ningún tipo de subsidio. O sí. El precio es el golpe en la autoestima cuando a tus casi 40 años recurres a la cortesía de un familiar quien te acoge en su tarjeta sanitaria como beneficiario de la misma. Eso mientras no entre en vigor la reforma de la Sanidad Pública aprobada el 24 de abril de 2012. Es decir, ya mismo.

Esto hace que el viaje sea más emocionante si cabe. El andar en el filo de la navaja de tu buena salud acelera el pulso cardíaco y hace acumular serotonina. ¿Cómo podría comportarse la Sanidad pública inglesa, francesa, suiza e italiana con un caminante de pasaporte español y tarjeta sanitaria de segunda? ¿Tendré el mismo derecho que los emigrantes que en el Estado español duermen a día de hoy? ¿Entenderán los paisanos franceses que han votado a la extrema derecha que yo soy igual que ellos y con los mismos derechos por pertenecer a la Unión Europea? Por si acaso, llenaré mis reservas vitales con la comida de mi madre antes de emprender la marcha, en unas muy pocas semanas a partir de hoy. Con el estómago lleno, se calmarán mis reflexiones y nervios previos al viaje.

1 comment

  1. Creo recordar, que alguien cercano decía ” para viajar, poca ropa”,claro que viajar antes de los 60 mas allá de los Pirineos, se requeria, mas que ropa, un buen chorizo, alguna “magra”,la bota de tinto casero y alguna galleta Maria. La cartera ( o monedero),casi…… vacia. Suficiente, eso sí, muchas, muchas ganas de hacer lo que fuere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *