EN MI FUTURA NOVELA

No se recoge la basura
No hay servicio de recogida
 
de basuras
 
El olor es insoportable
El aire un tanto irrespirable
Se recomienda el uso de máscaras
 
El viento arrastra bolsas blancas y amarillas
La noche la invaden ratas gigantes
 
Ratas gigantes que comen gatos gigantes
Gatos gigantes que comen perros gigantes
Perros gigantes que comen seres humanos
 
Y mi protagonista no puede caminar
sin toparse con la basura que generaron
 
sus padres hace años
 
No los detesta
No la detesta
Es una cuestión de adaptarse
 
Una pasta marrón informe se ha instalado en el poder
Una bolsa de basura podrida erigida reina
Un saco de ponzoña erigido rey
 
Y todo el mundo sale a morder la mano del vecino
que le da de comer
 
Total
Qué más da
 
Ya no hay poesía que valga
para una bolsa blanca vacía
enganchada en un árbol
 

SE HA COMPUESTO

Un tomate gigante ha derramado la sal
Un tomate gigante ha derramado el aceite
Un tomate gigante ha derramado el vinagre
 
Un tomate gigante se ha sentado a la mesa
y se ha derramado todo por encima
 
O como decimos en mi pueblo
 
Se ha compuesto
 

HERENCIA DE ABUELAS

Un ladrón de siete años
ha robado un brazalete de platino
con siete rubíes incrustados
 
Herencia de abuelas
lo llaman
 
Mientras tanto los adultos
se amodorran sentados
en sus butacas
preferidas
 
¿Qué hicimos mal?
 
Cuando entramos a robar en aquel piso
no había nadie pero nos fuimos
 
con las manos vacías
 
Pasamos tanto tiempo discutiendo entre nosotros
que acabamos de pronto
 
convertidos en aves
 

LA TARTA

Te puede sentar mal
una tarta de chocolate
 
Te puede sentar mal
probar un trozo de tarta
 
Pero no te preocupes
 
Yo te regalo una de adorno
Una para decorar tu cocina
Una tarta de plástico que solamente puedas observar
 
y que no te siente mal
 
Porque mejor es que no te la juegues
y disfrutes la vida sin arriesgar
 
No vaya a ser
que te siente mal
 
la tarta
 

¿TE ACUERDAS?

El futuro era tan oscuro en el pasado
que hasta daba gusto
 
transitar las calles
 
Zumbaban los neones
y se apagaban de repente
 
las farolas
 
Las tiendas de pelucas
y los bazares chinos te sumergían
 
en un profundo silencio
 
A ti que nada te importaba
cuando de pronto me diste una calada
 
de tu cigarrillo
 
¿Te acuerdas qué gusto daba
transitar las calles?
 

NADA DIVERTIDO

Cuando nos acusaron de robar el videojuego
éramos como ratones
 
muy pequeños
 
Cuando nos acusaron de robar el videojuego
grabamos nuestra voz
 
debajo de la cama
 
Los abrigos de invierno negros
se amontonaron en el cuarto
de sillas de madera
 
Y nadie dijo nada divertido
en toda la tarde