¡AY ENAMORADO RETROSPECTIVO!

Cuando te liberaste de tu astilla de madera
una herida de fuego en tu cuerpo
se mantuvo viva
 
¡Ay enamorado retrospectivo!
 
Cuando de pronto la dejaste de lado
acto seguido la echaste de menos
 
clavada en tu piel
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *