Más cine y menos barrio

DENTRO de una semana podremos volver a encontrarnos con Twin Peaks una serie cuya emisión del primer capítulo dejó estupefactos a buena parte de los espectadores. Después de más de veinte años vuelve a la Fox el caso el relato audiovisual de David Lynch sobre el asesinato de Laura Palmer y la música hipnótica Badalamendi. Pura nostalgia porque seguramente los que la volvamos a ver no sintamos la misma emoción y a los nuevos no les parecerá el no va más después de experiencias tan fuertes como Perdidos por ejemplo y además en plena moda de vampiros, licántropos u muertos vivientes, Los espectadores evolucionamos sin darnos cuenta. Eso no quiere decir que todo lo que suene a antiguo pierda valor. El lunes a las nueve de la noche con su consecuente repetición el martes al mediodía pudimos ver en Documentales culturales un reportaje sobre el cine hecho durante la guerra civil. Nos trajo una realidad oculta en las cinematecas y la mala memoria que caracteriza a los responsables de estos archivos de la misma manera que desde TVE no se alcanza a valorar, o sacar a la luz, el potencial del archivo que poseen. El documental nos presentó varios títulos que si hicieron mientras el conflicto se extendía a cada rincón. Emocionante documento. Comprobar la calidad y la entereza con la que fueron realizados mientras a la sociedad le arrebataban la libertad fue una experiencia muy fuerte. Después de más de tres décadas con libertad absoluta para haber puesto en valor, como se dice ahora, este material y haberlo expuesto en televisión, resulta que seguimos con la fórmula de Cine de Barrio revisando lo ya visto porque ha tenido varias reposiciones. No se trata ahora de ignorar a Paco Martínez Soria si no de apartarlo un poco para hacer justicia con los que llevan 70 años marginados. ¿O esperan a que no quede nadie vivo?.

Korta vete a Laponia a echar juramentos

DICE mi madre que ya pasa de ver El conquistador del fin del mundo. Que no soporta la sarta de tacos gratuitos y los constantes insultos de Korta y de los concursantes. Y va a ser que tiene razón. Que una cosa es padecer miserias y otra muy distinta utilizar el lenguaje más insultante que se ha visto en televisión. Tampoco es que no estemos acostumbrados. Las tradicionales conversaciones de bar o de fútbol aportan tal cantidad de improperios al lenguaje que casi todo el mundo ya tenemos coraza. Pero ahora hablamos de un medio de comunicación y aquí los insultos sobran como sobra lo de cagarse a todas horas en alguien sea puta, dios o el fuego que se apaga. Para la próxima edición, Korta, córtate un poco o ya sabes que en casa no podremos seguirte. Claro, eso si estamos por aquí y no en Laponia, que es donde José Luis Feijó, el cerebro que preside la Comisión de Economía de la CEOE, nos quiere mandar. Hasta allá pedía, con un par, enviar a los parados que no aceptasen un empleo. Y quizás por eso el programa Españoles por el Mundo en Laponia batió récord de audiencia el pasado martes y más tratándose de una reposición. No ha quedado claro si la repetición es casualidad o forma parte de los nuevos servicios que TVE comienza a ofrecer a los nuevos inquilinos. Lo cierto es que el empresario debería tomar nota, ya que parece el sueldo medio de cualquier trabajo de aquella tierra es de 45.000 euros. Cifra que provocaría una verdadera catástrofe. Una gran migración planetaria partía hacia el lugar; el gentío acabaría con los hielos del Ártico que ocultarían media Europa y fundirían, de paso, el Perito Moreno. Seguro que todo esto lo ha urdido mi madre: piensa que con la Patagonia anegada Korta se quedará sin poder cagarse en nada. Mamá, qué poco lo conoces mamá.

La venganza de Torrente en los Goya

Nunca la gala de los Goya había contado con una promoción tan destacada. Claro, TVE cuenta con tanto tiempo entre espacios que eso de que no pueda poner un anuncio le da para dedicarlo a abrasarnos con las loas constantes de sus propias producciones. Pero aunque queda ya un poco lejos, no me resisto a hablar de la Gala de los Goya. Para empezar de su presentadora. Eva H estuvo tan bien que debería hacérselo mirar. Ni un fallo reseñable, ni un tartamudeo, ni sentada entre las rodillas de Almodóvar y Banderas. No le tembló el pulso ni siquiera en su frase “vamos a hacer caso a los que nos mandan: Sarkozy y Merkel“. Buen momento al que le siguió las críticas al ladrillo institucional que metió el nuevo presidente acompañado de las dos vicepresidentas de la Academia de Cine. Con todo, el momento más espectacular fue la aparición de Santiago Segura. Este hombre, además de hacer el cine más taquillero y menos premiado de la historia está cogiendo tablas en televisión. Se ha convertido en uno de los grandes del Club de la Comedia. Su radiografía sobre sus compañeros que le habían apartado de todas las nominaciones fue clarísima. Sobre todo cuando vaticinó que el Goya se los llevaría Coronado en lugar de Antonio Banderas y que la estrellas internacional (Salma Hayek) se iría de vació con “una mana delante y la otra detrás”. Vale que Eva H lo bordó hasta en el tema de la coreografía con cuerpo de baile, pero hubo algo que le impedía alcanzar el nivel de comunicación y de comedia de Buenafuente el año pasado. Ahora que, visto el nivel de Segura, que la academia le proponga presentar a él la gala del año que viene, ya que quedó claro que lo que más le gusta a Eva es ser chica Almodóvar. Que nos ahorren la nueva versión de Torrente y su estrella Kiko Ribera.

TVE y el libro de estilo de los toros

EL Libro de Estilo es la norma que tienen los medios de comunicación como referencia sobre la forma y el fondo de su trabajo. En TVE lo cambian cada vez que entra la derecha. Del Libro de Estilo han tachado que las corridas de toros sean maltrato animal y las repondrán en esa hora taurina que coincide también con la de la merienda de los chavales. No nos vamos a rasgar aquí las vestiduras, entre otras cosas porque la tradición de matar toros por estas tierras se remonta tantos siglos atrás que su origen ser recoge de manera aproximada. Los toros en TVE se prohibieron hace seis años, cuando la primera legislatura de Zapatero iba ya adelante. Ahora no han esperado tanto, ni siquiera a que fuera nombrado el director general del medio.

Muy adelantada la legislatura de López y Basagoiti se ha estrenado la nueva serie documental Transición y Democracia en Euskadi. En su presentación el primer documental repasó la década de los 60 y el nacimiento de ETA. Con estilo sobrio y serio un impecable Iñaki Gabilondo vuelve a casa y toma con este programa el prime time de los próximos 13 jueves en ETB-2. Los que han venido para no marcharse en mucho tiempo son los guiñoles de Canal+ Francia. Es tal el revuelo mediático que han levantado que seguramente cambiarán también su Libro de Estilo para meterse con personajes españoles. Primero fueron los deportistas y hasta recibieron las comentarios de Juan Carlos I metido a crítico televisivo. Ahora desde esa cadena dan caña al ministro de Wert ese nuevo personaje que ataca de xenófobos a los guiñoles mientras reconoce que tiene un problema con el dopaje y le sacan sonándose la nariz como si se hubiera metido una raya. Pronto van a conseguir que muchos nos demos de alta en el Canal+ francés. Por lo menos su Libro de Estilo no ha renunciado al humor.

Ahora o nunca o Anne Igartiburu en zapatillas

No sé quién se daría cuenta de que los comentarios del partido de Champions entre el Barça y el Bayer Leverkusen eran realizados desde una cabina de estudio de TVE. Así se rompió la costumbre del Ente público y, después de todo una vida viendo el típico plano en el que aparecían los enviados especiales con el campo al fondo, se quedaron en casa como ejemplo de medida anticrisis. El cambio lo adelantó Sergio Sauca por Twitter, ese invento que más que canal funciona a hilillos de información, como los vasos sanguíneos. Un medio que muchos periodistas no sabemos todavía si utilizar o boicotear. La verdad es que no se notó mucho que estaban metidos en una cabina insonorizada sin espectadores que les pudieran aparecer por detrás o deslizar banderas que les interrumpieran su conexión en directo. Habrá especialistas que noten la diferencia, como que no es la misma tensión la que vive el comentarista en el campo que viendo las cámaras encerrado en un zulo. El caso es que el fútbol me impidió ver el estreno de Terra Nova y que tendré que dejar correr una semana para hablar de ella. De lo que sí se puede hablar es de las canciones de Eurovisión después del dedazo que eligiera a Pastora Soler, que ya ha seleccionado a su vez un par de canciones (Quédate conmigo y Tú eres mi vida). Ahora el juego que nos proponen es que elijamos dos de las propuestas por esos seres misteriosos que no tienen nombre pero que pueblan los rincones de TVE. Los títulos son Me despido de ti y Ahora o nunca. De estas dos hay que votar una y con las tres seleccionadas nos montarán un programa de esos que tan bien presenta Anne Igartiburu. Bueno, digo yo que será así. Puede también que a Anne también la recorten y pueda presentar el evento desde su casa, eso sí, sin que se le vean las zapatillas de paño.

El ‘Top less’ de Pilar Rubio y el fantasma de Jordi Hurtado

El desnudo de Pilar Rubio en la revista Interviú es una muestra del fondo de armario que tienen algunas publicaciones para tiempos difíciles. Es posible que este tipo de revistas hayan llegado al punto de que valgan más por lo que callan que por lo que muestran. El caso es que a Pilar han decidido sacarla desnuda ahora que es alguien y no hace catorce años, que es cuando le hubiera venido de perlas la promoción y que es cuando realmente hicieron las fotos. Este periodismo retro es una fórmula un poco sucia de mantener el negocio. Pero lo cierto es que se repite semana a semana. Hay una moda como de sacarle partido a los golpes bajos. Aunque la verdad es que la presentadora que salió de Sé lo que hicisteis con contrato millonario de Telecinco ha tenido que marchar a Argentina, donde hace de Ramón García en un concurso parecido a aquel que hacían con vaquilla y chapuzones. Un poco antes de que Rubio se dejara fotografiar en top less comenzó Saber y ganar, el programa de La 2 que este viernes celebra sus tres lustros en TVE siendo el programa de mayor audiencia, algo que tampoco es extraño dados los datos que presenta esta cadena en los últimos años. Así que felicidades a los protagonistas del concurso. Sobre todo al presentador, Jordi Hurtado, que no hace mucho tuvo que soportar una campaña surrealista que aseguraba que había fallecido. Quizás por eso, en Saber y ganar se pusieron las pilas y vincularon más la temática y las preguntas a la actualidad. Algo que debieron hacer hace mucho tiempo para no dar esa sensación de que el programa es un bucle en el tiempo. Aunque la verdad es que, después de ver la expectación de las fotos de Pilar Rubio, podrían encontrar un filón haciendo lo propio con los concursantes. Después de 45 programas, ojo Merçe Gil con las fotos que te hagan.

La Milá y la voz engolada de Matías Prats

Después de ocho temporadas y 177 capítulos a House le cierran el chiringuito. El exceso de calmantes o la morfina en vena han ido descafeinando la serie. Cada capítulo era como un vago recuerdo de otro que ya lo habíamos soñado antes. Era el momento de dejarlo. Todo lo contrario de Con el culo al aire, una serie que arranca con fuerza y que apunta un guion con buen pulso para hacernos esas cosquillas que tanta falta hacen siempre a los espectadores en tiempos de bonanzas por un lado, y en tiempos de crisis por el otro. Antena 3 apuesta por el lado del humor y esto va en serio. Ahora hace falta que renueven algo sus informativos. Sobre todo los de la noche. Alguien debería decirle a Matías Prats que deje de poner esa voz encriptada, como sacada de debajo de la cripta de Franco o de uno de esos documentales del No-Do (ahora seguro que encima le dan el enésimo TP para dejarme otra vez en feo). Una semana ha durado el vizcaíno Aris en Gran Hermano. Una semana y ahí le estaban esperando en la salida. Mercedes Milá se frotó las manos y puso toda su experiencia de cámara oculta para sacarle las lágrimas al concursante en el plató. Lo consiguió. Entró a la yugular como en los documentales de La 2. Cuando ve que puede vapulear a su víctima no tiene freno. Aris no se ganó la simpatía de nadie, pero la Milá en cuanto tiene oportunidad de formar parte del espectáculo sobreactúa hasta el paroxismo. Es posible que le paguen por ello, aunque mucho me temo que esa exageración es puro egocentrismo que poco aporta al programa. “¿Para qué has venido a este programa?” preguntaba con suficiencia la presentadora al concursante. Una pregunta que podría hacer extensiva a sus espectadores: “¿Qué hacéis viendo GH?” Pues eso, verles el culo y, de paso, sacar las ganas de llorar.

Sabes el chiste del juez que dice

Coincide en el tiempo la contratación de los derechos de la F-1 de Antena 3 y la noticia de la incorporación de Buenafuente a la misma cadena. De la primera noticia falta saber si Lobato cambiará de nuevo de casa o lo sustituirán por otro. Algo poco probable teniendo en cuenta que el periodista es toda una marca reconocible y muy vinculada a este deporte, o lo que quiera que sea la Fórmula 1. Pero la coincidencia de ambas incorporaciones trae recuerdos del mal rollo de Buenafuente con Fernando Alonso. En su momento concedió una entrevista a Pablo Motos dejándole colgado y conformándose con la presencia de Pedro Martínez de la Rosa en BNF. El destino los vuelve a unir en la misma cadena y Buenafuente necesitará algo más que sentido del humor para sobrellevar esa circunstancia. Y hablando de humor: el de los guiñoles de Canal + francesa. Aquí se hacen cruces porque se meten con Contador y Nadal. Personajes públicos de primer orden. El humor no lo disculpa todo pero no conozco humorista televisivo que no se meta con Melendi vinculándolo con el alcohol o que no saque a relucir a Urdangarin como carterista. Hay medios que quieren hacer patria defendiendo la indefendible situación del ciclista que un mal día se comió un chuletón o lo que sea. Y ya que estamos de guiones del Club de la Comedia, que alguien lea la frase del juez Baltasar Garzón asegurando que el único tribunal es la conciencia y que la suya está muy tranquila. Viniendo esto de alguien que se ha ganado la vida tocado de toga y armado de martillo de madera suena más a chiste que a defensa. Humor y justicia vaya mezcla. El sobreseimiento de la causa de los bolsos de marca regalados a Rita Barberá, si ese chiste no hace gracia es porque ya lo habíamos oído muchas veces. Seguro que ella se esta partiendo de la risa.http://www.youtube.com/watch?v=dP1CIzCa5p4

Lanzar la constitución contra los periodistas

SE llama la Liga Nacional de Fútbol Americano y se la conoce como la Super Bowl. Este fin de semana, el partido entre los Giants de Nueva York contra los Patriots de Nueva Inglaterra tuvo enganchado a buena parte de la audiencia de la tele planetaria y la mitad de la americana. El acontecimiento fue de tal magnitud que en el descanso montaron y desmontaron en tiempo récord un escenario para que Madonna hiciera un breve remix de sus éxitos. Un espectáculo que tuvo como protagonista a Mia, una acompañante de la diva que ha saltado a la fama por hacer una peineta a la cámara. Y es que cada vez cuesta menos llamar la atención de los americanos. Hace unos años, Janet Jackson tuvo que destaparse una teta para que le hicieran caso (algo que tuvo como consecuencia que en el futuro, el partido no se emitiese en directo dejando unos segundo como colchón de seguridad por si hubiera que meter la tijera). El caso es que el gesto de la cantante ha trascendido más que el resultado, que por cierto, por si a estas alturas le interesa a alguien, ganaron los de Nueva York. Y es que la tele cada vez responde a esa idea de que “El aleteo de las alas de una mariposa en Brasil pueden provocar un tsunami al otro lado del mundo” y no me hagan levantarme a comprobar qué parte del planeta es esa. De lo que estoy seguro es que los que viven fuera de la realidad son los del Tribunal Constitucional. Han declarado ilegítimo el uso de la cámara oculta para reportajes informativos. Supongo que esta decisión tiene algo que ver con la idea de poner a los periodistas en desventaja frente a otros profesionales. Que este tribunal solo se atreva con el derecho a la información es sospechoso. Lo que han conseguido no es solucionar el problema, si no que algunos periodistas vayan a la cárcel por hacer su trabajo. Enhorabuena eminencias.

Empresas informativas o de variedades

MENUDO dilema le ha puesto Isabel Pantoja a Susana Grisso. Después de hablar con ella una hora le ha mandado a sus abogados para que ni se le ocurra difundir la entrevista. Que lo suyo había sido más bien una conversación como de comunidad de vecinos. Pura comedia, vamos, como si estuviera ensayando una posible serie tipo Aquí no hay quien viva. No creo que Susana se aguante las ganas. Estaría en su derecho de sacar a la luz esas declaraciones. Pues ya no faltaba más a un periodista que un presunto contrato del entrevistado con la competencia eche por tierra todo el trabajo. Se ve que la crisis afecta mucho al mundo de la tonadilla y no está el horno para bollos. El caso es que Pantoja largó lo que no está escrito y ahí se equivocó. Punto. Es posible que entre las consecuencias inexorables de la crisis esté también la del cambio de gustos en los espectadores. La F-1 por ejemplo, rechina más que otra cosa en estos tiempos de vacas flacas y combustibles que comienzan a tener precios prohibitivos. Y en este sentido TVE ha perdido uno de los programas más vivos al retirar España directo en un momento en el que es de obligado cumplimiento que los espectadores viajemos con la televisión. Los datos están ahí y son contundentes. Desde que se retiró su sustituto +Gente su audiencia ha bajado del 16 al 8%. Estos correctivos que les propinamos los espectadores a los encargados de la programación son la única manera de que nos escuchen. Alfonso Nieto, profesor de Empresa en la Universidad de Navarra, recientemente fallecido, dejó escrito y así lo estudiamos que las sociedades informativas perderían la razón de ser sin las personas que reciben la información. Ahora la duda es si la tele ha dejado de ser empresa informativa para convertirse en otra cosa.