Horst Buchholtz

“Chico” fue Horst Buchholtz. Nació el 4 de diciembre de 1933 en Berlín.

Se inició en el teatro, género en el que permaneció hasta que Julien Duvivier le hizo debutar en el cine con Marianne de ma jeunesse, 1955. Pronto alcanzó la fama en su país con Himmel ohne sterne (H. Kautner, 1955) y Die halbstarken (Georg Tressler, 1956). A partir de entonces interpretó películas dirigidas por Tressler (Das totenschiff, 1959), Kurt Hoffmann (Die bekenntnisse des hochstaplers Felix Krull, 1957), Rolf Hansen (Resurrectión, 1958), Kautner (Monpti, 1957), etc. Algún tiempo después residió en Gran Bretaña donde rodó La bahia del tigre (J. Lee Thompson, 1959). En su etapa estadounidense, dio un giro a sus personajes-tipo interpretando papeles de mayor dureza: Los siete magníficos (J. Sturges, 1960), Uno, dos, tres (B. Wilder 1961), Fanny (J. Logan, id.) Nueve horas de terror (M. Robson, 1963). Trabajó con Bette Davis en La noia (D. Damiani, 1963). Cuando regresó a Europa, apareció como protagonista de algunas superproducciones como La conquista de un imperio (D. de la Petelliere, 1965) y Cervantes (V. Sherman, 1968). Desde entonces se dedica más al teatro y sólo ha aparecido en el cine en contadas ocasiones, en algunas películas de Andrew L. Stone (una nueva versión de El gran vals, 1972), de Alfred Weidenmann, Rolf Thiele, Zanussi y Kershner (Brigada antisecuestro, 1976) y en La Vita è Bella (1997). El 7 de diciembre de 1958 contrajo matrimonio con Myriam Bru.
Al parecer, se criticó mucho al director por otorgarle tanto peso en la película al joven “Chico”, mientras que el resto de actores quedaban algo relegados. Por lo visto, Sturges pensaba que el pistolero joven sería el preferido por el espectador, cosa que luego no fue así. Como curiosidad mencionar que este actor alemán interpretó años después a Miguel de Cervantes en una producción española dirigida por Vincent Sherman, junto a Gina Lollobrigida.

Uno de los motivos que casualmente motivaron su salida de Berlín, fue cuando siendo niño tuvo que escapar debido al asedio ruso de la ciudad en plena II Guerra Mundial, fue una decisión de su padre, un humilde tendero. Y lograron salir de aquel infierno. Años después volvió para quedarse siendo ya toda una estrella de cine.

Falleció a los 70 años en 2003 en su ciudad natal Berlín, tras una larga neumonía.

Contaba con 27 años cuando interpretó al pistolero valiente “Chico”. Fue doblado al castellano por Miguel Ángel Valdivieso. Un prestigioso actor de doblaje que ha dado la voz a Woody Allen en 13 o 14 ocasiones.

Aquí, una de sus últimas fotografías:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *