Asuntos sucios


Año de producción: 1990
Dirección: Mike Figgis
Intérpretes: Richard Gere, Andy García, Laurie Metcalf, Nancy Travis, William Baldwin, Annabella Sciorra, Elijah Wood, Mike Figgis.
Guión: Henry Bean
Música: Brian Banks, Mike Figgis, Anthony Marinelli
Fotografía: John A. Alonzo
Distribuye en DVD: Paramount
Duración: 110 min.
Público apropiado: Adultos
Género: Thriller

El discreto seductor

Dennis Peck (Richard Gere) es un policía con mucho carácter y una tremenda personalidad. Es admirado por todos sus compañeros, aunque él se muestra reacio a compartir sus asuntos. Es independiente y se las arregla por sí solo. Raymond Avila (Andy García) es un oficial que acaba de llegar a la división de Asuntos internos. Raymond es honesto y confía en la justicia. Sus problemas con Peck surgen cuando descubre que éste tiene organizada una red de estafa, crimen, corrupción y blanqueo de dinero. Peck no tiene ningún escrúpulo, y pasaría por encima de quien fuera para salvar el pellejo. Raymond debe enfrentarse a él, pero todo se complica cuando el caso se convierte en algo personal, al enterarse de que Peck ha seducido a su esposa.

Un emocionante thriller con buenas dosis de seducción y violencia. El prestigioso director Mike Figgis (Leaving Las Vegas, 1996) cuenta de forma contundente esta historia llena de intriga.

Buena convinación de actores, en este caso claramente creo que Gere esta muy por encima de los demás, siendo bajo mi punto de vista, una de sus mejores interpretaciones. Sin escrúpulos sus actos deplorables son tan egoistas que hacen retorcerse al espectador, nos tragamos su personaje porque es cien por cien creible, y tan detestable como sus apasionadas amantes que caen en las redes de este depredador sexual.
Al final la eterna historia de deslealtad, infidelidad, sexo y violencia.
En contaposicion un hiperhonesto Andy García correcto en su personaje.

Lástima que el final se diluya y sea flojito flojito, aunque hasta llegar ahí no tiene desperdicio, muy recomendable.

Cazador a sueldo


http://www.youtube.com/watch?v=tqfry7CGu2Q
la última peli de McQueen en 1980, ya enfermo de cáncer y sabedor de su desenlace. El film es toda una alegoría y un continuo guiño personal en tono simpático (conducir torpemente, cuando era un cualificado conductor, las timbas de cartas, las persecuciones, su tipo de vida…)

No hizo uso de especialistas en escenas de acción, y realmente fue un rodaje duro fisicamente debido a su enfermedad, pero Steve era mucho Steve… y quiso despedirse a lo grande, en la escena final nace un niño, claro mensaje de que siempre estará entre nosotros.

Pocos meses despúes murió en un hospital de Ciudad Juarez (Mexico), era 1980 y tenía 50 años.

Como anécdota curiosa, por deseo expreso suyo toda la peli viste la misma ropa, bomber verde, camisa blanca, vaqueros azules y bambas retro… siempre creando moda, en el film Bullitt, ya puso de moda el jersey de cuello alto y aqui la bomber que hizo furor en los ochenta hasta mediados de los noventa.

El castañazo


El año que Luke Skywalker cogió su espada de luz, Newman agarró un stick mucho menos sofisticado pero casi igual que contundente 😀 , El castañazo, canto del cisne del cine soez, testosterónico (algunos hablaron que, si no a Hawks, al menos al eructo de Hawks le encantaría este film…) violento, grosero, noqueador, golpeador…poco recomendado para visionarlo en una reunión de catequistas, aunque seguro acabarían a carcajadas, es, a su manera, un film de culto.

Si alguien viaja a Quebec, Canadá, y menciona al hermoso vencido Reggie Dunlop, al macarra de terciopelo Ned Braden, al Killer Carlson, al peligroso Oggie Oglethorpe, a Hanrahan (el de la mujer “furcia lesbiana”) o, sobre todo a los hermanos Hanson (esos clones de Joel Coen) aficionados al scalextrick y a las fracturas múltiples… posiblemente le paguen una barra libre de cerveza y le reciten párrafos enteros de guión en quebequés original (porque, por cierto, El Castañazo es una de las poquísimas películas que están dobladas en tan enfrascado dialecto 😕 ) Pero no sólo eso.
Numerosos aficionados le dedican regularmente páginas en Internet, existen unos cuantos equipos de Hockey con el nombre de los Cheftains (música celta aparte), no pocos piensan que esta es la mejor peli de Roy Hill (no lo creo así, teniendo en cuenta a “Dos hombres y un destino” o la inigualable “El golpe”) las tácticas y estratagemas que utilizó la Universal para promocionar la cinta está en el decálogo de cómo publicitar cine.

Cierto que la cinta tiene el coeficiente intelectual de un armadillo, y que Newman la rodó para pagar facturas, pero en horas bajas puede resultar tremendamente divertida e irresistible. Como muy bien expresó en su día Roger Ebert del “Chicago Sun Times” : “La película va ha hacer que mucha gente se sienta feliz y que otra se enfade. Está llena de violencia, obscenidades y humor en igual proporción, La mayoría de la gente rie en el cine animando al equipo de tercera categoría, la otra mitad del público pide en taquilla que le devuelvan el dinero, simplemente genial.”
Lo más curioso que una peli tan “masculina” fue escrita por una mujer, Nancy Dowd. Su historia es curiosa y tuvo que recurrir al pseudónimo de “Morton” para escribir unos cuantos guiones “incómodos” o tan laureados como Gente corriente, de Redford. O un par de años antes El regreso, de Hall Ashby, con la que ganó un Oscar.

En fin, al menos Newman disfrutó ese año, 1977 de dicho film, lástima que poco despúes le esperaban años difíciles como la muerte de su Hijo Scott y lo que eso supone para un padre.

Cortina rasgada


El rodaje de esta película significó un auténtico infierno para Newman y Julie Andrews, principalmente por las rarezas de un meticuloso y maniático Hitchcock. Paul lo recurerda así:

“Todos sabíamos que teníamos un perdedor entre las manos con esta película. Cuando Hitchcock me invitó por primera vez a su casa y me describió la historia al detalle, sonaba como algo excitante, de modo que acepté hacerla. Pero, de alguna manera, el guión no se desarrolló de la forma en que él había dicho, y durante el rodaje, todos deseamos no habernos comprometido.”

El malhumorado y raro “Hitch” no colaboró demasiado en crear buen ambiente en el ya de por sí gris rodaje, las continuas burlas a Julie Andrews llamándola “Mary Poppins” no ayudaba demasiado, mientras Newman trataba de encajarlo con humor para levantar el ánimo de la actriz. Para él también había, ya que el director lo llamaba “Harper”, Newman trataba de hacer reir al personal con su característico humor lleno de ironía, hacía como que se le olvidaba su papel, por supuesto Alfred se enrabietaba todavía más si cabe.
Aún y todo solo la Andrews parece guardar un grato recuerdo del director, esta mujer de gran bondad siempre se mereció el cielo. “Él me enseño muchísimo de cine (no lo dudo a mi también, pero no quita para que su forma de ser dejara mucho que desear) “Aunque el primer dia de rodaje nos soltara que para él había acabado la diversión y comenzaba el aburrimiento”. La buena de Julie nunca tuvo rencor.
Por otro lado Newman, que nunca soportó el comportamiento misógino y excéntrico de Hitchcock declaraba: “Entre nosotros no había el mínimo de comprensión ni respeto. Lo único que nos unía era el guión”. Ademas Hitch no era muy partidario de darle carrete al Método. En una ocasión, ante el hieratismo gestual que le marcaba el cineasta cuando su personaje debía interactuar “en público”, le dijo a punto de la desesperación:

-Pero Hitch, ¿qué debería estar haciendo Michael en esos momentos?

-Paul, no pienses nada. Nada. Limitate a mirar al frente, a derecha e izquierda. Como un autómata.

Solo le quedaba una cosa, lo que le quedaba a todo el equipo de rodaje, obedecer a este gran director un tanto dictatorial e inflexible.

Su carácter agónico e inquietante lo pone de manifiesto en su sello particular (siempre presente en absolutamente todas sus películas) como fue la muerte de Gromek, algo que en su día no gusto ni a crítica ni a público, pero que con el paso del tiempo se ha convertido en una escena casi de culto. Con los años este film ha ganado sitio (en su tiempo la Academia pasó olímpicamente de ella) , aunque su temática este desfasada, (la guerra fría) hoy se disfruta el film con respeto, la trama tiene su miga y el gran Paul es su principal ingrediente, si a ello le sumamos por supuesto la sal del controvertido “Alfredito”.
http://www.youtube.com/watch?v=vGnTfWTam-s

George Peppard


Actor de gran porte y sobradas cualidades interpretativas, que daba la sensación que siempre pudo un poco más. George Peppard Nació el 21 de octubre de 1928 en Detroit con ese mismo nombre. Su madre fue cantante de ópera y su padre constructor. Después de terminar el colegio Peppard absolvió el servicio militar en la artillería naval. Inicialmente estudió ingeniería civil, probablemente pensando en trabajar más adelante en la empresa de su padre. Al mismo tiempo realizó todo tipo de trabajos, desde taxista, disc-jockey y empleado de banca hasta mecánico de motocicletas. A continuación se matriculó en la universidad de Carnegie Mellon, donde estudió Bellas Artes. En esos años murió su padre, dejando un proyecto de construcción inacabado. El jóven Peppard se puso al frente y lo terminó. Después de sus estudios universitarios Peppard decidió ser actor y quiso prepararse para ello, no confiando en su atractivo físico para tener éxito. Estudió en la prestigiosa escuela de interpretación Actor’s Studio de Nueva York. Terminada su formación comenzó a trabajar en películas de televisión y en el teatro, también en Broadway. Su primera película para el cine la hizo en 1957, en la que repetía un papel que ya había interpretado en Broadway. Su popularidad fue en aumento en las siguientes películas, sobre todo cuando intervino en Desayuno con diamantes junto con Audrey Hepburn. Las siguientes películas también tuvieron éxito, especialmente The Carpetbaggers, coprotagonizada por Alan Ladd.

Personalmente fueron destacables varios films:

-Dulce en “Desayuno con diamantes”
-Hombre de acción en “Operación Crossbow”
-Aviador de combate en la imborrable -“The blue max” (Las aguilas azules)
-Inolvidable en una de mis pelis favoritas -“Tobruk”.

En los años siguientes Peppard comenzó a estar menos solicitado por los productores y los estudios, de forma que tuvo que intervenir en películas de menor interés. La serie de televisión Banacek,(serie de notable éxito en EEUU) que se realizó en 1972 y 1973, le convirtió por un tiempo nuevamente en un actor admirado, pero su carrera cinematográfica continuó siendo decadente.
En 1978 debutó en la dirección con Five Days From Home, película que tuvo una buena acogida. No obstante, Peppard no se mostró interesado en repetir la experiencia y se dedicó principalmente a las películas y series de televisión. Entre 1983 y 1987 consiguió una vez más un considerable éxito con la serie de televisión El equipo A, producción que le hizo popular entre la juventud de todos los países que la emitieron. Fue en esta mítica serie dónde supo sacar mayor rendimiento a su carrera televisiva, consiguiendo reinventarse a sí mismo, y aunque es una pena que algunos solo lo recuerden por esta serie, hay que decir que a él no le hubiera importado. Su éxito fue tal que HOY EN DÍA “EL EQUIPO A” ES TODA UNA LEYENDA.

Peppard estuvo casado en cinco ocasiones, le gustaba mucho “La buena vida” Amante de los excesos que nunca lo abandonaron. Su segunda esposa fue la actriz Elizabeth Ashley, con la que había protagonizado la película The Carpetbaggers. Se casó por última vez dos años antes de su fallecimiento. Peppard tuvo tres hijos, dos de su primer y uno de su segundo matrimonio. En los últimos años de su vida Peppard enfermó de cáncer, lo que le obligó a retirarse del mundo del cine y de la televisión. Murió en Los Ángeles de las complicaciones surgidas en el tratamiento de su enfermedad. Mucho se habló sobre ello, y no era ningún secreto su adicción al alcohol asi como su cirrosis, falleció el 8 de mayo de 1994. Todos te recordaremos como el gran actor que fuiste, aunque a mi me queda la eterna duda… sé que pudiste ser mucho mejor pero tampoco te importó.

* The Tigress (1992)
* Ultra Warrior (1990)
* Hit Man (1982)
* Race for the Yankee Zephyr (1981)
* Your Ticket Is No Longer Valid (1981)
* Battle Beyond the Stars (1980)
* From Hell to Victory (1979)
* Five Days from Home (1979)
* Damnation Alley (1977)
* Newman’s Law (1974)
* The Groundstar Conspiracy (1972)
* One More Train to Rob (1971)
* Cannon for Cordoba (1970)
* The Executioner (1970)
* Pendulum (1969)
* House of Cards (1968)
* What’s So Bad About Feeling Good? (1968)
* P.J. (1968)
* Rough Night in Jericho (1967)
* Tobruk (1967)
* The Blue Max (1966)
* The Third Day (1965)
* Operation Crossbow (1965)
* The Carpetbaggers (1964)
* The Victors (1963)
* La conquista del Oeste (1962)
* Desayuno con diamantes (1961)
* The Subterraneans (1960)
* Home from the Hill (1960)
* Pork Chop Hill (1959)
* The Strange One (1957)

La cabina


La cabina es, bajo mi punto de vista, el mejor cortometraje español de todos los tiempos, y uno de los mejores de la historia. Su director, Antonio Mercero, con guión de Garci, crea una atmósfera angustiosa y acierta de pleno con la elección de un sublime José Luis López Vázquez que está de Oscar.

Todo un clásico, una joya del celuloide que es necesario conservar, la repercusión fue total y costó mucho tiempo cerrar una cabina telefónica mientras uno hablaba.

http://www.youtube.com/watch?v=xkN1n9q2_Gc
consiguió un Emmy de la Academia de Televisión de Estados Unidos’. Aún hoy, Mercero es el único español en posesión de este premio. ‘La cabina’ se ha convertido en una pieza de culto con fanáticos seguidores en los lugares más insospechados, como el historiador Hugh Thomas, un apasionado de esta película.

Antonio Mercero.
Su andadura en televisión arranca a mediados de los sesenta. Enseguida logra todo un éxito con la serie “Crónicas de un pueblo” (1971), pero su consagración en el medio le llega rápidamente con “La cabina” (1972), producción por la que obtuvo un Emmy de la Academia de Televisión de Estados Unidos. Aún hoy es el único español en posesión de este premio. En el medio televisivo ha sabido conectar con crítica y público gracias a las series: “Ese señor de negro”, “Verano azul”, “Farmacia de guardia” y “Turno de oficio”. Su último trabajo para la pequeña pantalla ha sido “La habitación blanca” (2001).

En cine destacan en su trayectoria profesional títulos como “La guerra de papá”, “Espérame en el cielo” o “La hora de los valientes”. Mercero fue presidente de la Academia de Televisión en el periodo 1998-2000.

“La cabina” Reparto

José Luis López Vázquez ….
Agustín González ….
José Miguel Aguado ….
Mariano Banderas ….
Arturo Fernández ….
Arturo Fernández ….
Tito García ….
Moisés García ….
Goyo Lebrero ….
Carmen Martínez Sierra ….
Felipe Martín Puertas ….
Carmen Luján ….

María Vico ….
Antonio Moreno ….
José Montijano ….
Ficha Técnica
Dirección …. Antonio Mercero
Guión …. José Luis Garci
Cámara …. Federico Larraya