Fin de año

montaigneReleyendo al inmortal Montaigne, encuentro esta joya:

Es verosímil que la fe principal en los milagros, las visiones, los encantamientos y semejantes hechos extraordinarios, venga del poder de la imaginación que obra fundamentalmente contra las almas del vulgo, por ser más blandas. Hanles inculcado tan fuerte la fe, que creen ver lo que no ven

(Libro Primero de los Ensayos Completos. Michael de Montaigne; Cap. XXI: “De la fuerza de la imaginación”).

Sabias, contundentes, las palabras del francés en estos pretendidamente espirituales días navideños. Pero no quiero caer en mi apatía de otros años. Si bien, he de recordar en mi descargo, siempre terminaba cualquier post deseándoles buenas digestiones y buenos excesos. Creo, al igual que el pasado año y el otro, y el otro…eta abar…creo, decía, que la Navidad tiene sentido en los críos: ver a un camello en plena Plaza del Castillo; el árbol…mas no así el hortera alumbrado: sigue pareciéndome un derroche con cargo a todos los ciudadanos. Se me antoja derrochador máxime a los que nos hallamos en una nefasta situación laboral.

No obstante, en breve saldré a hacer un pequeñísimo recado. Espero zigzaguear lo suficiente como para que quien no ha tenido a bien saludarme en años: no lo haga hoy, 31 de diciembre.

No, no creo en milagros. Menos en la celebración de uno que se diera supuestamente hace más de dos mil años. No me hagan reír por favor. Respeto toda su parafernalia. Respétenme a mí, se lo pido con educación.

Y mientras sigo observando paseando por mi jardín, la divertida “pelea” entre muñecos de Santa Claus y de Olentzero para ver quién llega antes a una ventana; pienso que yo por desear les deseo lo mejor, pero en cualquier día del año. Háganlo conmigo también: otro día. Uno cualquiera por favor.

Disfruten, excédanse, pero háganlo cualquier día.

A fin de cuentas: uno ya no está para creer en milagros.

 

 

 

 

Acerca de epicuro

Alumno de todo, maestro de nada…

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *