Perplejidad foral.

Ante la situación política foral, posiblemente rayana en la más absoluta hilaridad si no hubiera nítidos intereses financiero-políticos en todo: me declaro totalmente perplejo. Por todo ello.

Perplejo y sin palabras para analizar las grandes –y vergonzosas- escenas que en el panorama nacional están siendo vistas de los hechos acaecidos por estos pagos (analizados con lupa o no, ya es una cuestión que debiera ser judicial).

Cedo pues, desde mi hoy desesperante perplejidad, la voz a otros:

 

“(…) porque los hombres son tan débiles y tan incautos que cuando uno se propone engañar a los demás, nunca deja de encontrar tontos que le crean.”

(Nicolás Maquiavelo, “El Príncipe”, Cap. XVIII: “Si los príncipes deben ser fieles a sus tratados”)

“(…) por desdicha es cierto el que nadie es completamente infeliz ante el fracaso de su mejor amigo.”

(Groucho Marx, “Groucho y yo”, Cap. 12: “Algunas payasadas no previstas en el número”)

Pues hay mucha diferencia entre no querer o no saber cometer una falta

(Séneca, citado por Michael de Montaigne, “Ensayos completos”, Cap. XXVI: “De la educación de los hijos”).

Acerca de epicuro

Alumno de todo, maestro de nada…

Esta entrada fue publicada en Actualidad, Filosofía Política. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *