07
nov 13

Los enemigos de T5

Logotipo de Telecinco.

Logotipo de Telecinco.

Últimamente me topo con mucha gente que grita en público su animadversión por Telecinco. Mujeres y hombres (sin viceversas) que dicen sentirse heridos por la “patética” programación de la cadena de Fuencarral, a la que califican de “estiércol puro”. Hablan de que en su televisión “no se sintoniza el número cinco desde hace tiempo” y de que si ellos alcanzaran la presidencia del Gobierno utilizarían todas sus armas para cerrar la empresa de Mediaset.

Algo tonto y exagerado, ya que si soñamos con posibles y nos alzamos como primeros ministros, habría que luchar por reducir las cifras de paro, por aumentar las partidas destinadas a Salud y por obligar a Lina Morgan a regresar a la tele con una revista. Tres motivos que veo bastante más importantes que sacar el dedo censor e ir cerrando canales. Porque, aunque yo no comparta cantidad de haceres de Telecinco, entiendo que las altas audiencias que logra están repletas de gente de todo tipo y condición que interesa (y mucho) a las empresas anunciantes. Pocos actos son tan democráticos como agarrar el mando y cambiar de cadena.


07
nov 13

Me va, me va, me va

Imagen del spot Puleva Omega 3.

Imagen del spot Puleva Omega 3.

El acto de ingerir papillas hace tiempo que dejó de ser propiedad exclusiva de abuelos, ciclistas y bebés. Es más, últimamente está muy de moda abandonar el Nesquik o los Corn Flakes de toda la vida por un buen tazón de dicho apetitoso puré. Los hay de ocho cereales con miel, de ocho cereales con cacao y, “si tienes mal las tripitas“, también los fabrican en variedad Bienestar: que ayudan a reforzar las defensas. Y es que, el mundo de las papillas conquistó hace ya algunos años los apetitos de adultos y adolescentes.

Puleva, que hasta mediados de los 90 solo dirigía carantoñas a niños y bebés, optó por lanzarse al mundo de las leches e inventó su archiconocida Omega 3. Abandonando así el característico me va, me va, me va por saltos de trampolín en alta mar. Anuncios protagonizados por Belén Rueda (quien siempre tuvo una doble) que ahora han dado paso a la campaña #CorazónContento, en la que humanos de buena salud y hábitos saludables muestran las alegrías de una vida sana. Imposible resulta no hacer gestitos o tararear el jingle cuando el spot emerge por la tele.


09
sep 13

La silla de Ikea

Ikea nos incita a salir de la rutina y a seguir soñando con su nuevo spot ‘Empieza algo nuevo’.

Ikea nos incita a salir de la rutina y a seguir soñando con su nuevo spot ‘Empieza algo nuevo’.

Hasta hace una semana, servidor (que es muy de comodidades y sillas), conocía las expresiones el que fue a Sevilla perdió su silla, a mí nadie me va a mover de la silla ­–utilizada cantidad por un conocido concejal-, y vamos a practicar el nuevo juego de la silla: que es como la revuelta lúdica de toda la vida, pero con el componente sexy de prenda por butaca. Pues bien, tras tragarme una tarde entera de programación televisiva veraniega (bloques publicitarios incluidos), Ikea me ha ilustrado con una nueva acepción para tan confortable término: cómprate una silla (rosa-morada) y pégate la gran vida. La vidorra padre. Que empezarás desplegándola en el parque con patos del barrio y terminarás enamorándote en la India y el sur de Italia. ¡Ay qué bonito!

Desconozco si han visto esta nueva campaña publicitaria, emotiva y cuidada como todas las que la multinacional de muebles encarga, y por ello les aseguro que merece la pena. Quizá peque de irreal, pero su versión extendida (en YouTube) desarrolla más trama que muchos de los cortos que actualmente se graban.


09
sep 13

Un palo, una ilusión

Fragmento del spot de Limón&Nada.

Fragmento del spot de Limón&Nada.

Que sí, que sí. Que Limón y Nada lleva razón. Hemos perdido la perspectiva en lo que a buenos juguetes se refiere. Hace años que no valoramos su definitiva y última función: entretener. Y yo no seré quien diga que con los Furbys de última generación, las Monster High o la Play no te lo pases “pipa”, como dicen las amatxos. Jugar, juegas, es innegable. Pero es un jugar fofo, sin gracia, facilón, sin dosis de creatividad. Y lo más aburrido, es un recrearse en soledad, sin compañía de terceros.

Por ello, la última campaña publicitaria de Limón y Nada está pegando tanto. Dos días consecutivos se ha alzado como trending topic en Twitter y ya son miles de visitas las que reúne este genial spot en el que un niño, en una fiesta de cumpleaños, deja de lado sus tecnológicos presentes y se emociona al descubrir un palo. Grita como si no hubiese un mañana. Transmite aquella excitación menuda que muchos experimentábamos al imaginar en qué se podría transformar un palo, una caja, un coche abandonado o, incluso, o una simple sábana. Tiempos en los que tú eras dueño y señor del juego.


01
feb 13

Dancing Baby

Imagen del famoso 'Dancing baby'.

Imagen del famoso 'Dancing baby'.

Señoras, señores, lo prometo, yo antes era un tipo moderno. De esos que mantienen pícaras conversaciones sobre los aspectos más jugosos de la actualidad; de los que escuchan Adele o Gossip mientras caminan por las calles con su iPod; y de los que compran ropa en almacenes vintage para sentirse únicos, especiales, o doblemente modernos. Pero ha sido quedarse embarazadas mis primeras amigas y amigos -ya saben que esto es cosa de dos-, y me he visto forzado a abandonar ipso facto cualquier tertulia con tintes de fiesta, juerga o actualidad.

Ahora ya solo trato temas baby: que si el bebé va a ser niño o niña, que si se adelantará o retrasará su llegada, que si un carrito con frenos y 4 ruedas es más seguro que uno con 3 (supongo que neumáticos), o que si le vamos a dar el pecho o el biberón al bebé. Es tal la vida monotemática que llevo que hasta cuando veo la tele con amigos me trago los anuncios de pañales, de toallitas sensitivas y entono alegre, pero no contento, el pegadizo “Dodot, dodot…”. ¡Y pensar que hace bien poco yo era un hombre moderno!


01
feb 13

24 horas

Fotograma de la serie '24'.

Fotograma de la serie '24'.

24 horas era el nombre de una serie de televisión yanqui y también el apellido con el que nos referimos a un maldito virus que te angustia por arriba y por abajo. Lo normal es que ataque durante un día entero -aunque la dolorosa vivencia parezca mucho más larga para quien la sufre- y su síntoma más claro se resume en la frase “irse por la patilla”. Uno no puede comer, no puede dormir, acude con británica puntualidad al baño cada media hora y el único remedio que le consuela es hidratarse con un mejunje elaborado a base de agua, azúcar y limón y ver la tele tirado en el sofá.

Por ello, servidor pudo cerciorarse el pasado sábado -día de mi infierno gastrointestinal- que tras la Navidad no llega la calma al mundo de la publicidad. 24 horas seguidas frente a la tele me demostraron que los anuncios no desaparecen: ¡solo mutan! Los spots del verano se transforman en juguetes, bombones y turrones llegado noviembre, y estos en recetas, jarabes o antigripales cuando el frío y aburrido enero embiste con fuerza.


14
ene 13

La vida de Cook

Cook, más conocido como Pancho.

Cook, más conocido como Pancho.

Cook -también llamado Pancho o Valentín- es un perro normal, dócil, corriente. De esos que gritan guau-guau, orinan en esquinas y olfatean curiosos el ano de otros chuchos. Pero, sin duda, ha tenido mucha suerte. Nacido en Casteldefels el 5 de noviembre del año 2000, mide 28 cm de espalda, pesa 7 kilogramos, su esposa responde al nombre de Turia, y su cuenta corriente no para de crecer. Se trata de un can con potra. El más famoso y forrado del Estado.

Un perro actor popularmente conocido por su papel de Pancho en los anuncios de La Primitiva, o su buen hacer como Valentín en la serie Aquí no hay quien viva, que ahora vuelve a la tele -y a estar de moda- por interpretar a Luna en Familia: manual de supervivencia, la nueva “comedia familiar” de Telecinco. Trabajo artístico tras el que podría jubilarse -roza ya las 13 primaveras- tras haber llegado a cobrar en sus buenos años unos 500 euros por día de rodaje. Otro ejemplo más de los excesos cometidos en aquellos tiempos en los que las vacas aún eran bien gordas.


14
ene 13

Noche de fin de año

Brindis por el año 2013.

Brindis por el año 2013.

Esta noche de fin de año haré prácticamente lo mismo que otras Nocheviejas (soy demasiado tradicional): amaneceré en la vieja Iruña a una hora prudencial, prepararé trajes, tuppers y maletas; y acudiré puntual y feliz a media mañana a mi puesto digital en Diario de Noticias -orgulloso y agradecido de cerrar un año más de trabajo dentro de esta profesión-. Cuando el reloj marque las 8 de la tarde, apagaré por última vez este 2012 el ordenador, arrancaré mi coche y enfilaré la AP-15 con destino a Alsasua, donde mi familia paterna estará esperándome para celebrar en la sociedad Beti Jaten la mejor Nochevieja que uno pueda imaginar.

Y a las doce de la noche, cuando en el ambiente se respire ese nerviosismo típico de los primeros segundos del año, abrazaré a mi aita y a mi ama, besaré a mis hermanos y a mis tías y, reflexivo, me apartaré unos minutos a una sala más tranquila para pensar. Para pedir que los anuncios mejoren en 2013. Para rezar porque las teles, las radios, los periódicos y revistas vuelvan a llenarse el próximo año de publicidad. Ojalá sea así. Urte berri on!


14
ene 13

La carta currículum

Olentzero.

Olentzero.

Tengo un amigo que tiene un sobrino que es un crack. El chaval ronda los 8 años y se declara hincha de los Pet Shops (pero tal cual, sin el boys de los Pet Shop Boys). Es “fan, fan” de estos mini-animales de plástico de mirada dulce y prominente sesera. Desea tanto este juguete que cada vez que lo anuncian por la tele grita: “Aita, Ama, tío… ¡venir!”. Y todos se sientan a disfrutar del spot. Son tantas las veces que lo han visto que mi colega se sabe hasta el jingle“El mundo de las hadas es fantasía…”.

Y sin embargo, y a pesar de lo que le “molan” estos juguetes, a pesar de la ilusión que refleja su cara cada vez que ve su Little Casa en un escaparate, esta ha sido la carta que el sobrino de mi amigo ha escrito a Olentzero: “Querido Olentzero, como este año me he portado bien, me gustaría pedirte la casa arbolada de Pet Shops y un libro de Dora. Pero lo más importante, y si con ello me tengo que quedar sin regalos que así sea, es que me gustaría pedirte un trabajo para mi aita”. No me extraña que hoy, 22 del 12 de 2012, el mundo no haya acabado. Zorionak!


14
ene 13

‘¿Pero esto qué esss…?’

Mauricio Colmenero.

Mauricio Colmenero.

¿Pero esto qué esss…? interpela cada domingo el facha de Mauricio Colmenero a Machupichu (o Muchapicha) cuando alguna de sus hazañas se escapa a la comprensión de este bigotes de barrio. Y no es que Colmenero y servidor guardemos algún parecido físico o intelectual -más bien ninguno-, pero sí es cierto, debo confesar, que estos primeros días de diciembre he pronunciado en varias ocasiones su ¿Pero esto qué esss…? Especialmente cuando se suceden los anuncios de Navidad.

Será porque vivimos tiempos escuetos, o porque la ausencia belenística de la mula y el buey causa estragos en la magia de la Natividad, pero lo cierto es que los spots de este año huyen de los tintes rojos, dorados y barrocos que tanto exigen estas fechas. Basta con analizar el anuncio de la Lotería de Navidad -mezcla futurista entre Los juegos del hambre y Los niños de maíz- para aventurar que lo ñoño, lo inocente y lo tradicional no lo van a explotar estas fiestas ni las provincianas burbujas de Freixenet. En fin, amigos, solo nos queda ya Antiu Xixona y el Vuelve a casa vuelve de El Almendro.