El traje del emperador

EN LA CARRERA POR VER QUIÉN DICE LA MAYOR CONTRA EL GOBIERNO, LLEGA EL PRESIDENTE DE LA AVT PARA SEÑALAR QUE VARIOS CORREDORES VAN DESNUDOS

Vamos a ver, que tampoco es que esto sea algo nuevo. Que a independentistas radicales como José Bono o Rosa Díez ya les dieron con el palo en la cabeza mientras Rajoy le decía a Zapatero aquello de que “usted ha traicionado a los muertos” y en la calle le gritaban “Zapatero al hoyo con tu abuelo”. Lo normal entre demócratas, vaya. Porque si las víctimas del terrorismo hace tiempo que son un argumento que tirarse a la cabeza por arañar unos cuantos votos, no lo van a dejar de ser ahora que tenemos “un Gobierno Frankenstein formado por nacionalistas vascos, populistillos, neocomunistones y filoterroristas”, que diría Carlos Salvador.

La cosa viene además calentita desde el principio de la legislatura. Ya lo dijo Yolanda Barcina mientras hacía sus maletas rumbo a Madrid. “Navarra podría vivir un éxodo de 200.000 personas por miedo, amenazas y extorsiones”, apuntó la expresidenta mientras su sucesor vaticinaba que “Navarra va cambiar la Policía Foral por la Ertzaintza”. Así que no es de extrañar que El Mundo titulara que “La Policía deja de colaborar con Navarra” tras la llegada de “los herederos políticos de ETA” a la Consejería de Interior. Luego ha resultado que nada de eso era verdad, pero mira, ahí que queda.

Y fijado el nivel, todo ha sido barra libre porque en esta tierra el comodín de ETA vale para casi todo. Y es normal, que ya lo dijo Jaime Mayor Oreja, que sabe mucho de esto, que “ETA gobierna en Navarra”. Así que visto el percal, desde entonces la carrera entre UPN y el PP ha sido a ver quién la decía más gorda.

“El sentimiento que tenemos es de asco porque se compra el lenguaje de toda la vida de ETA”, reprochaba recientemente Esparza a la presidenta Uxue Barkos porque el Gobierno había dado una ayuda de 30.000 euros a la UPNA para un trabajo académico que estudie las muertes de Germán Rodríguez y Gladys del Estal. Porque en el Parlamento ya es habitual escuchar aquello de que “o se está con las víctimas y condenando la matanza de ETA, o se está con los asesinos”. “Y ustedes ya han elegido”, que apunta el presidente de UPN, convertido en discípulo aventajado del exministro.

El problema del candidato de UPN es que cuatro años de carrera loca se hacen largos. Sobre todo si tu rival, que no tiene nada que perder, es quien te va marcando el paso. Y ya se sabe que a Ana Beltrán en aspavientos y mala uva no le gana casi nadie. “Blanquea la historia de ETA”, “es indigna de ser consejera”, “se le cae la cara de vergüenza” son algunas de las lindezas que esta semana le soltaba la presidenta del PP a la consejera de Relaciones Institucionales, Ana Ollo, curiosamente el día en el que el Gobierno anunciaba un programa piloto para que las víctimas vayan a los colegios. Lo que tampoco colmó a Beltrán, que siguió su intervención acusando a Ollo de “consejera de Bildu”, “artífice de la batasunización de Navarra”, de “menospreciar a las víctimas” y de incluso “ser una farisea” porque “acude a los homenajes de víctimas de ETA y a los homenajes de los asesinos de ETA”. No necesita más argumentos quien considera “inmoral” e “ilegítima” a la presidenta del Gobierno porque “gobierna con un partido que tiene las manos manchadas de sangre” y “tarde o temprano eso salpica”.

Operación marianaY vaya si salpica. Porque al Gobierno de Navarra hasta le han llegado a echar del homenaje a una víctima, actos que poco a poco lo más moderado de esta tierra lo empieza a convertir en coto privado de condena. Gente caballerosa y de orgullo prieto dispuesta a poner en marcha una nueva asociación para soslayar cualquier ofensa institucional. Aunque sea en un tiempo extraño, sin rostros conocidos ni motivaciones claras. O tal vez sí.

Total, que en medio de tanto ruido, aspaviento y juego sucio ha venido ahora el presidente de la AVT, Alfonso Sánchez, a constatar lo que muchos veían pero nadie quería decir por aquello del respeto al dolor de cada uno. Y es que en realidad hay partidos que utilizan las víctimas con interés partidista. “Hay víctimas que están siendo manipuladas”, decía esta semana Sánchez, que considera “muy buena” la labor del Ejecutivo foral. Seguramente, la mayor herejía que se ha podido escuchar últimamente entre tanto dogma apocalíptico.

Porque las palabras del presidente de la AVT se podrán compartir o no, pero se alejan bastante de la virulencia verbal de algunos portavoces políticos, que no les ha gustado mucho que les desmonten el discurso. “Decir que el Gobierno lo está haciendo muy bien con las víctimas sólo se entiende como un error fruto del desconocimiento y de no vivir aquí”, justificaba Ana Beltrán. “Quien ningunea y manipula a las víctimas de ETA es el Gobierno”, replicaba Esparza, que por si acaso ya ha dejado claro que “UPN seguirá denunciando cada acción” en esta materia.

Normal, porque no deja de ser un fastidio que en medio del desfile un inocente niño descubra ante todo el mundo que, en realidad, el traje nuevo del emperador no es invisible. Y es que como en aquel cuento danés, en esto de las víctimas del terrorismo y su utilización política algunos se han quedado desnudos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *