Archivo

Archivo del autor

Clase de realidad

viernes, 7 de marzo de 2008 Comments off

Último día de una campaña que han acaparado Zapatero y Rajoy, como máximos representantes de un Estado que busca afianzar un bipartidismo excluyente y arrinconar a las demás ideas presentes en la sociedad. En ese empeño coinciden los dos grandes partidos y sus entornos, los grandes medios de comunicación, los tertulianos, las declaraciones de Pepe Blanco y Acebes, y en ello se han volcado.

Junto a esa campaña mediática existe otra que se hace a diario y que no conoce días de reflexión. Se trata de una realidad presente en centros gerontológicos, donde por ejemplo todos los días se lee la prensa, o más bien, determinada prensa. Se trata de una lectura dirigida tomando como base un periódico de nuestra Comunidad, que el lector o lectora habrá adivinado a la primera. Clase de realidad le llaman, una actividad que a las personas ingresadas, en opinión de los responsables, les permite mantener un contacto con lo que acontece más allá de los muros de este tipo de centros. Cada cual que saque sus conclusiones pero al menos se puede decir que se tratará de un contacto muy sesgado y que la realidad es otra, por muchos filtros que se le quieran poner.

Está claro que el domingo UPN movilizará a toda su gente, que nadie se quedará en casa, y que acudirán en masa a votar. Y, en Navarra, mirándolo bien, por mucho que se empeñe el PSN en marcar de palabra que no de acción alguna distancia con la derecha, Miguel Sanz es el socio de Zapatero en nuestra Comunidad. Así, tanto el Gobierno central como el de Navarra se han aliado a la hora de defender que la Carta de las Lenguas de Europa solo es aplicable en la Zona Vascófona, queriendo dejar sin derechos a la ciudadanía euskaldun de la Zona Mixta y de la Zona no Vascófona (donde viven el mayor número de vascoparlantes, por cierto). El próximo domingo está en manos de la ciudadanía progresista de Navarra el acudir a las urnas y mediante el voto hacer valer esa otra realidad.

POR E. DIEZ DE ULZURRUN

Categories: Sin categoría Tags:

Chucherías

viernes, 7 de marzo de 2008 Comments off

A todos nos gustan las chuches. Los chavales, si les dejamos, se hartan de ganchitos, patatas y azúcares de mil formas y colores. Muchos mayores, que no todos, logramos dejar este vicio para abrazar otros igualmente nocivos; pero hay un tipo de chuchería que nos encanta. ¿Quién rechaza un bolso, una gorra para el sol o una cajita de regalo? Yo cojo estos obsequios vengan de donde vengan, aunque, casi siempre, acaben arrinconados en casa sin utilidad alguna. Las cosas que conseguimos gratis no disgustan a nadie y, claro, los partidos políticos lo saben.

Por ello, en una campaña electoral te puedes hacer con un arsenal de detalles. Conforme al reportaje que este periódico publicaba hace unos días, las distintas formaciones ponen a disposición del que lo desee viseras, mecheros, condones, variadas insignias, imanes para el frigo, bolígrafos, caramelos, globos y mil titos más.

Aún recuerdo al popular Abel Matutes de visita en Pamplona antes de unos comicios al Parlamento Europeo. Su gente tenía preparado para los periodistas que acudimos a la rueda de prensa unos maletines como de corcho; en cuyo interior, además de variada papelería, iba un portafolios del mismo material, todo con claro aspecto ecológico . He usado aquellos objetos durante años, tal era su calidad y, de hecho, me desprendí del maletín hace pocas semanas.

¿Para qué o para quién hacen este gasto?, ¿tantos indecisos hay y tan relevante es su participación? Sé que me repito, pero somos muy mayorcitos para convencernos con chucherías y, en consecuencia, he de insistir en que los mítines, los debates o la aparición de candidatos en cualquier esquina de Pamplona no debieran cambiar el parecer de los electores, tengan pensado votar o no.

Pero, conforme llegamos al final de esta eterna campaña, flaqueo más en mis convicciones al ver que los representantes políticos siguen de charlas y las cuñas radiofónicas se multiplican. Va a ser que saben algo que yo desconozco. Eso será.

POR ANA BELASKO

Categories: Sin categoría Tags:

Breviario electoral (III)

viernes, 7 de marzo de 2008 Comments off

MAYORÍAS. Conjunto mayoritario de votos y deseos políticos reconvertidos en armas de destrucción masiva para acallar o anular a las minorías en nombre de la representatividad.

MITIN. Herramienta de disuasión política perteneciente a la prehistoria de la comunicación. Se usaba como elemento de relación unidireccional. Ha sido suplantado por el blog, herramienta de comunicación bidireccional para una época, no ya líquida, sino gaseosa.

NEGOCIACIÓN. Articulo político de rebajas. ¡Ponedme las cadenas de la desilusión!, gritó el poeta.

NOTORIEDAD. Dícese de la fama que logra cualquiera de nuestros enemigos en su empeño por ser alguien la vida política, social o económica. También se dice de la condición o esfuerzo que realiza nuestro oponente para superar su medianía. Suele dotarse de medios afines a su condición.

OBISPOS. Vendedores de gloria o de castigos, de condenas e inmortalidades. Tras oírles hablar, uno siempre se siente culpable de algo. Y además, bajo la amenaza de un látigo resplandeciente.

OPOSICIÓN. Práctica política que impide que el partido del Gobierno se desenfrene. Hubo un tiempo en que a éste se le ataba en corto. Pero hoy las oposiciones se han descafeinado en exceso o se confunden con el Gobierno.

OPTIMISMO. Idea que inunda a algunas almas que consideran bello incluso lo que es horroroso. Generalmente, los optimistas están acostumbrados al infortunio. Hay quien lo considera una enfermedad intelectual sin curación. Alguien dijo alguna vez que la forma más aceptable de exponerla es con una mueca que simula una sonrisa. También dijo que se trata de una enfermedad intelectual que no cede ante ningún tratamiento, salvo la muerte. Es hereditaria, pero afortunadamente no es contagiosa.

PARTICIPACIÓN. Resto antropológico de la política con mayúsculas. Concepto histórico utilizado por la izquierda y redimensionado y aprovechado por la derecha.

POBREZA. Estado natural de millones de personas. En Navarra unas 6.000 familias sirven de excusa para hacer planes y más planes contra ella. No obstante, lo destinado a combatirla es mucho menor que lo que se gasta en gestionarla. Por lo que uno deduce que su existencia genera un estado de satisfacción de la clase política y funcionarial.

POR PACO RODA

Categories: Sin categoría Tags:

Breviario electoral (II)

jueves, 6 de marzo de 2008 Comments off

DEBATE. Salsa rosa política. Sobreactuación guiñolesca cargada de recompensas y falsas promesas.

DERECHA. Dícese de la fuerza política que vive del pecado que condena. Alardea de moralidad manifiesta pero nunca sabe lo que hace su mano izquierda. Y si lo sabe, mira para otro lado. No suele dar explicaciones de lo que hace o dice, pero las exige a sus oponentes.

ELECCIONES. Erecciones esporádicas del sistema político democrático. A veces, se llega a la conclusión de que ante una posible manipulación electoral que haya tenido lugar, todo agente político respetará los resultados incondicionalmente. Y por supuesto, la justificarán en nombre de la gobernabilidad.

FERRAZ. Sede socialista donde se han fraguado las más altas traiciones de la política en nombre de la democracia y la gobernabilidad de Navarra. Hay informaciones confidenciales que aseguran que su equipo de fontaneros trabaja a destajo.

GÉNOVA. Sede de los genoveses. Abrevadero político de alto standing . Cuartel General de la derecha española por excelencia donde se crían vástagos de cuatro filas de dientes en el paladar y una aleta de tiburón bajo la chaqueta. Sacristía secreta de algunos obispos.

IZQUIERDA. De creer en la resurrección de los muertos, la izquierda debería solicitar la de Manuel Vázquez Montalbán. Nadie como él supo identificar las genuinas geometrías de la izquierda, sus tocatas y sus fugas. No obstante la izquierda oficial, es decir la socialista, padece de inmunidad ante toda esperanza de renovación. Es más, su teoría y práctica no tienen nada que ver con la práctica radical y subversiva.

JUSTICIA. Producto más o menos fraudulento que el Estado ofrece a la ciudadanía a cambio de su fidelidad, impuestos y servicios personales no reconocidos.

LEGALIDAD. Palabro ilegible, incoloro, inodoro e insípido en franca decadencia. Pese a la promoción mediática de su sintaxis.

LIBERTAD. Alguien dijo alguna vez que era uno de los bienes más preciosos de la imaginación, el que permite eludir cinco o seis entre los infinitos métodos de coerción con que se ejerce la autoridad.

POR PACO RODA

Categories: Sin categoría Tags:

El valor de tu esfuerzo

jueves, 6 de marzo de 2008 Comments off

E S muy común que la sociedad en la que nos toca vivir valore más el placer que el dolor, el éxito que el fracaso, el avance sin escrúpulos que el retroceso por mesura; pero no menos veces los avatares de la vida ponen al descubierto lo importante de las personas y de sus propias convicciones y compromisos.

Debajo de nuestra piel, a veces curtida por el sol y el viento de nuestro esfuerzo, se esconden, sin percatarnos realmente de ello, nuestros huesos, que son nuestros pilares, nuestros músculos, que son nuestra fuerza, y nuestras venas, que son el recorrido de nuestras ilusiones.

Carlos, Carlos Chivite es para muchos y, cómo no, también para mí, un icono, una imagen a imitar. Carlos, con sus errores humanos y con sus importantes aciertos -seguro que los segundos son más importantes que los primeros- ha demostrado que con buen sustento, con buenos pilares, se puede construir un edificio de convivencia solidaria, pensando, sobre todo, en los demás.

Carlos ha utilizado los músculos, la fuerza de tantas y tantos progresistas para, a través de las mejores venas de esta sociedad navarra, convertir nuestras ilusiones en auténticas y necesarias realidades.

Hoy Carlos está en dificultad, pero Carlos está bien acompañado, no sólo por la gente que le quiere, su familia; no sólo por los que le valoramos, sus compañeros y compañeras socialistas; sino también por los que le respetan, incluso desde la discrepancia, una buena parte de la sociedad navarra.

Aunque pueda resultar paradójico, hoy Carlos Chivite es más fuerte que la semana pasada. Hoy Carlos, con sus valores, con lo que representa, es más respetado que hace unos días. En definitiva, hoy Carlos eres, para muchos, especialmente para mí, un verdadero referente, con tus esfuerzos por mejorar, desde la libertad, las condiciones de vida de tu sociedad, de tus paisanos, de tu Navarra.

Retorno mi cabeza y dirijo mi mirada hacia atrás, hacia bastantes años atrás y me emociono al darme cuenta de lo mucho que has hecho, de lo importante que es el camino que hemos recorrido juntos y de lo fundamental que resulta defender los valores y las propias convicciones éticas y sociales, siempre progresistas, aún en momentos de especial dificultad.

Tu compromiso socialista con los más débiles y con Navarra son el más profundo examen de tu trayectoria. Pero Carlos, tú no has terminado, tu libro no se ha acabado, quedan muchas páginas en blanco que sólo tú puedes escribir y estoy firmemente convencido de que las escribirás.

Carlos, una vez más, con tu tesón y con tu esfuerzo llegaremos.

POR ROBERTO JIMÉNEZ ALLI

Categories: Sin categoría Tags:

La derecha española

jueves, 6 de marzo de 2008 Comments off

Buena parte de los dirigentes del PP cumplen una importante función social: no nos permiten olvidar cómo es la derecha española. En este sentido, los jefes del PP valenciano son ejemplares. Son su versión fallera, por así decirlo. Lo pudimos ver en el llamado “debate a siete” organizado por TVE el pasado 28 de febrero, en el que el PP estuvo representado por Esteban González Pons, cabeza de lista por Valencia. El hombre animó el encuentro con varias intervenciones de llamativo surrealismo. Dos de ellas colmaron mis más altas expectativas.

La primera, cuando se opuso al canon que grava el precio de los CD contándonos (no se le ocurrió nada mejor) que su tía abuela compra CD para colgarlos de sus frutales y ahuyentar a los pájaros, lo que nada tiene que ver con los derechos de autor. He visto colgar CD a modo de espantapájaros, pero jamás a nadie que lo haga… ¡con CD vírgenes! Si la tía abuela de González Pons lo hace, es que de tal palo, tal astilla. Segundo disparate: afirmó que el valenciano jamás tendrá “nada que ver” con el catalán “mientras el PP gobierne en Valencia”. ¡Una catalogación lingüística, convertida en asunto de opción política! Por las mismas podría haber dicho: “Mientras yo sea dueño de mi casa, el agua no se compondrá de hidrógeno y oxígeno”. El Diccionario de la Academia de la Lengua Española define el valenciano como una “variedad del catalán”. ¡El DRAE, cómplice de Carod-Rovira!

González Pons se burla mucho de su contrincante Fernández de la Vega porque sostiene que habla mal el valenciano. Resulta de traca que el vocero de Camps ose meterse en tales jardines después de haber tenido durante siete años de gran jefe a Eduardo Zaplana, que nunca aprendió la lengua de la Comunidad que presidía, pese a haberlo prometido y a haber residido en el País Valenciano, entre unas y otras cosas, durante casi tres décadas. ¿No conocíais a González Pons? Ya os tocará. Conocéis a Zaplana. Y a Martínez Pujalte. Y a Carlos Fabra. Y a Acebes. Y a Del Burgo.

Todos están acuñados con el mismo troquel. Embisten igual.

POR JAVIER ORTIZ

Categories: Sin categoría Tags:

El profeta desarmado

jueves, 6 de marzo de 2008 Comments off

El profeta de los desastres ha resultado ser un desastre como profeta. Esta afirmación sobre Rajoy, enunciada hace un par de años por Zapatero, es hoy mucho más cierta que cuando fue emitida en uno de los plenos parlamentarios sobre el Estado. Tras el debate del martes, Rajoy es hoy un profeta desarmado. Todas las encuestas vuelven a señalarle, aún con más contundencia, como ampliamente derrotado. Sumadas a las cifras que se desprenden de los sondeos preelectorales indican la crónica anunciada del previsible fracaso en las urnas de una política extremista que ha venido protagonizando a lo largo de toda la legislatura.

Tres errores esenciales jalonaron su intervención televisada. Su promesa de reducir el gasto público, su insólita posición sobre la guerra de Irak y su rechazo a la propuesta de Zapatero de apoyar la política antiterrorista del próximo Gobierno. Cuando el presupuesto social apenas alcanza el 60% de la media europea y nos encontramos ante una desaceleración económica, la reducción se vuelca contra quien la propone. Imputar a Zapatero la guerra ilegal contra Irak es un dislate, máxime cuando se va de la mano del corneta de las Azores. Y el abierto rechazo a la colaboración de la oposición con el Gobierno en la lucha antiterrorista evidencia la utilización partidista del terrorismo.

No acaban de entenderse, sobre todo después de que el Financial Times desvelase a través de las palabras de Elorriaga la táctica abstencionista del PP, estas actitudes provocativas de Rajoy. Imposible mayor movilización de todo el electorado progresista por cuanto esta trinidad de graves equivocaciones, en este específico contexto politicoeconómico, generan mucha más participación electoral y, por supuesto, multiplican los votos contra los partidarios de reducir el Estado del Bienestar, apostar por la guerra como eje de la política exterior e ir sistemáticamente contra todo proceso de paz.

POR FERNANDO LÓPEZ AGUDÍN

Categories: Sin categoría Tags:

El profeta desarmado

jueves, 6 de marzo de 2008 Comments off


El profeta de los desastres ha resultado ser un desastre como profeta. Esta afirmación sobre Rajoy, enunciada hace un par de años por Zapatero, es hoy mucho más cierta que cuando fue emitida en uno de los plenos parlamentarios sobre el Estado. Tras el debate del martes, Rajoy es hoy un profeta desarmado. Todas las encuestas vuelven a señalarle, aún con más contundencia, como ampliamente derrotado. Sumadas a las cifras que se desprenden de los sondeos preelectorales indican la crónica anunciada del previsible fracaso en las urnas de una política extremista que ha venido protagonizando a lo largo de toda la legislatura.<br><br>
Tres errores esenciales jalonaron su intervención televisada. Su promesa de reducir el gasto público, su insólita posición sobre la guerra de Irak y su rechazo a la propuesta de Zapatero de apoyar la política antiterrorista del próximo Gobierno. Cuando el presupuesto social apenas alcanza el 60% de la media europea y nos encontramos ante una desaceleración económica, la reducción se vuelca contra quien la propone. Imputar a Zapatero la guerra ilegal contra Irak es un dislate, máxime cuando se va de la mano del corneta de las Azores. Y el abierto rechazo a la colaboración de la oposición con el Gobierno en la lucha antiterrorista evidencia la utilización partidista del terrorismo.<br><br> No acaban de entenderse, sobre todo después de que el Financial Times desvelase a través de las palabras de Elorriaga la táctica abstencionista del PP, estas actitudes provocativas de Rajoy. Imposible mayor movilización de todo el electorado progresista por cuanto esta trinidad de graves equivocaciones, en este específico contexto politicoeconómico, generan mucha más participación electoral y, por supuesto, multiplican los votos contra los partidarios de reducir el Estado del Bienestar, apostar por la guerra como eje de la política exterior e ir sistemáticamente contra todo proceso de paz.

Categories: Sin categoría Tags:

Cruda vida

miércoles, 5 de marzo de 2008 Comments off

Tengo un amigo al que conozco desde cría y, ya entonces, milita. De hecho, siempre ha trabajado y aportado fondos a distintas causas pero, de un tiempo a esta parte, está en horas bajas. Tal es así que, aunque no le creemos, asegura que tiene decidido su voto al Senado. Piensa marcar tres nombres de otras tantas candidaturas y no, como ha sido natural en él, al bloque de candidatos de la formación de sus desvelos.

¿Qué nos está pasando? Muchos miles de electores contestarán que nada, tan seguros se sienten de que sus ideas están suficientemente recogidas en determinado programa y, lo que es más difícil, que el trabajo desarrollado por el partido de turno en ayuntamientos y parlamentos se acerca mucho al prometido en su día. ¿Entonces, de dónde viene el desconcierto de una buena parte de la gente? No lo sé, pero haríamos bien en pensar que no existen entre nosotros ni mesías ni héroes. Todos tendemos al error, cometemos demasiados fallos y “todos” incluye a quienes aparecen en los medios de comunicación investidos de un presunto liderazgo.

Unos pocos minutos de observación de la presente campaña ayudan, y mucho, a fundamentar esta idea. Que si el uno es un imbécil, que si el otro un frívolo mentiroso, que si el resto somos estúpidos (lo digo por intentos de manipulación como el de la famosa niña), etc. Caña al mono, que todo vale! Pero, quede claro, el grueso de electores no somos ovejas babeantes ansiosas de jalear cualquier cosa que se nos quiera vender desde un atril.

De hecho, la vida es tan cruda como para recordarnos con insistencia qué es lo importante. Así lo gritó hace unos días cuando, en medio del fragor electoral, el secretario general de los socialistas navarros, Carlos Chivite, sufrió un gravísimo derrame cerebral. En un segundo, todas sus obligaciones de campaña, el 100% de una agenda repleta de compromisos ineludibles, desaparecieron entre las sábanas de una cama de hospital.

Las posteriores imágenes de sus compañeros de partido hablan de un grupo de personas tristes y abatidas. Ahora que lo pienso, éstas son las mismas sensaciones que pueden estar sintiendo muchos votantes, entre ellos, aquellos que optan por poner aspas al tuntún en la papeleta del Senado.

POR ANA BELASKO

Categories: Sin categoría Tags:

El partido de los indecisos

miércoles, 5 de marzo de 2008 Comments off

Nada me causa más envidia que esas personas que -truene o haga sol- siempre votan al mismo partido, y además convencidas, y a veces hasta ilusionadas. Es una suerte para ellas que en la reducida oferta política haya un partido con el que se sientan plenamente identificadas y representadas. Con el premio extra de poder darle la espalda a los mitines, los debates, la propaganda y las páginas y páginas que los periódicos nos empeñamos en llenar estos días con la cosa electoral.

Frente a ellos, aquí estamos los otros, ese grupo abigarrado en el que lo mismo caben los pasotas irredentos -uno me preguntó si se puede apostatar del censo electoral como de la Iglesia-, que los que han votado a cinco o seis partidos en los últimos 25 años -uno más si se incluyen esas dos o tres abstenciones por no estropear un gran día de campo o por puro cabreo con la clase política-. Nuestra maldición es la indecisión. Es decir, la obligación de tragarse los Rajoy-Zapatero; sumergirse en todas esas páginas antes comentadas; y leer la letra pequeña de los programas electorales en busca de la inspiración repentina que guíe el voto. La campaña electoral se hace para nosotros, y qué menos que hacerle los honores. A cambio, el premio es que somos quienes decidimos las elecciones, porque a ningún partido -salvo al PSOE de Andalucía- le basta con los suyos para alcanzar la mayoría.

Pero no se trata, por supuesto, de un voto entusiasta -eso, en 30 años, sólo ocurrió con el PSOE en 1982-, sino, más bien, de pinza en la nariz. Con la cantidad de sondeos y encuestas que se hacen, aún estoy por ver ésa que contabilice dónde van a parar los votos en contra, claves casi siempre. Nosotros echamos a Felipe cuando su lema era Corrupción, GAL y paro ; y a Aznar cuando se creyó Napoleón; por no hablar de las veces que hemos frenado en seco terroríficos proyectos. Dominamos el sistema d’Hont, promediamos sondeos como nadie (País + Mundo + Tele 5 + Antena 3, dividido por cuatro) y nuestro voto irá donde más escuece. Triste es votar en contra, pero más triste es lamentar durante cuatro años no haberlo hecho.

POR TOMÁS DE LA OSSA

Categories: Sin categoría Tags: